Revista Ecclesia » Carta de monseñor Osoro, arzobispo de Valencia, por el Día del Ayuno Voluntario
carlos-osoro
Iglesia en España

Carta de monseñor Osoro, arzobispo de Valencia, por el Día del Ayuno Voluntario

Por Antonio DIAZ TORTAJAD, sacerdote-periodista

Monseñor Orsoro: “NO PODEMOS DESENTENDERNOS DE LAS INJUSTICIAS”

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, en el día del Ayuno Voluntario dentro de la Campaña Contra el Hambre se dirige a los valencianos invitándoles a colaborar con Manos Unidas.

La carta dice: “Al llegar el mes de Febrero la Iglesia nos convoca todos los años a vivir la Jornada Nacional de Manos Unidas y el día del ayuno voluntario, para despertar nuestra conciencia sobre el drama de la pobreza y la lucha contra el hambre. La campaña de este 2013 (LIV) se titula “No hay justicia sin igualdad”, centrando el tema en la discriminación injusta que sufren muchas mujeres y que es fuente de violencia y genera pérdida de la dignidad humana.

El Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, en el mensaje de la Paz de este año también hacía mención al aumento de las desigualdades en el mundo con estas palabras: “Para salir de la actual crisis financiera y económica –que tiene como efecto un aumento de las desigualdades– se necesitan personas, grupos e instituciones que promuevan la vida, favoreciendo la creatividad humana para aprovechar incluso la crisis como una ocasión de discernimiento y un nuevo modelo económico”. Así pues, siguiendo este discurso de Benedicto XVI, podemos decir que todas las campañas de Manos Unidas son un grito en favor de la vida, manifestando desde diferentes aspectos y realidades cómo esa vida debe ser respetada y cuidada, ya que si ésta fuera dañada surgirían serias consecuencias que fomentarían la desigualdad y no responderían al plan creacional de Dios.

Quiero, a través de esta carta pastoral, llegar a tu corazón e invitarte a colaborar con esta campaña de Manos Unidas, dejando patente que los cristianos no podemos desentendernos de las injusticias que tiñen de dolor la humanidad. Al mismo tiempo tenemos que hacer todo lo que esté de nuestra parte para buscar soluciones y, ciertamente, no podemos ignorarlas. Hoy hacen falta hombres y mujeres que con sus vidas manifiesten el amor de Dios, llevando este amor aún con más insistencia a los más pobres y desfavorecidos, haciendo de esta manera creíble y reconocida a la Iglesia ante la sociedad.

Es muy importante que, como Nuestro Señor Jesucristo, estemos muy atentos a la realidad y sepamos ver y ayudar a eliminar todas las actitudes egoístas que generan desigualdad, pues nos hacen mirar sólo para nosotros mismos. En la Palabra de Dios, y muy especialmente en un encuentro que llegue hasta el fondo de nuestro ser con Jesucristo, encontraremos la respuesta más verdadera a toda clase de injusticias y la propuesta a una conversión de mente y corazón.

¡Qué alegría da ver como nuestra Archidiócesis de Valencia se quiere comprometer a vivir en esta Campaña de 2013 el lema: “No hay justicia sin igualdad”! Y lo hace presentando diecisiete proyectos que deseamos financiar con la generosidad de todos los valencianos.

Una vez más doy gracias a Dios porque esta organización de la Iglesia se convierte en instrumento de prolongación del anuncio del Evangelio en la historia, ya que en todas las campañas de Manos Unidas se sigue poniendo de manifiesto la encarnación de Jesucristo en realidades concretas. Y sigo dando gracias al Altísimo por todos los miembros, voluntarios, socios y colaboradores de Manos Unidas, porque a través de vuestra dedicación y entrega el Señor se sirve de vosotros para continuar construyendo su Reino en la tierra.

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa