Firmas

Carta de las Monjas de Buenafuente, abril 2019

Carta de las Monjas de Buenafuente, abril 2019

Monasterio Cisterciense Madre de Dios Buenafuente del Sistal, 2 de abril de 2019

Queridos amigos y hermanos en la fe:

“Vamos caminando al encuentro del Señor”. Ojalá sea así, en esta Cuaresma de 2019, sin perder de vista nuestra meta. Una Cuaresma primaveral: ya han brotado los narcisos y jacintos. Los rosales con sus brotes rojizos, los almendros con las primeras flores y los campos verdean. El suave sol de este invierno, ha puesto en marcha el ciclo de la vida en todo nuestro entorno, a pesar de la ausencia de lluvia y nieves en estas tierras del Alto Tajo.

Disfrutar esta eclosión de vida llena de esperanza el alma. Sí, como cantamos en un himno de Tercia: “Con esperanza caminamos, que, si arduos son nuestros caminos, sabemos bien a dónde vamos”. Damos gracias a Dios, que nos provee de lo necesario y con su generosidad suple todas nuestras miserias y pecados. Desde el ecuador de  este periodo cuaresmal, nos resuenan con fuerza las palabras del Santo Padre al comienzo de la Cuaresma: “No dejemos transcurrir en vano este tiempo favorable”

 

Sí, a pesar de nuestras resistencias, es tiempo de conversión, es tiempo de reconciliación y perdón. La Palabra de Dios nos va dejando en el corazón sus pinceladas. Y en las tinieblas de nuestro egoísmo escuchamos otra vez la pregunta de Pedro a Jesus: “Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo?” Pedro, como nosotros, se siente generoso y ofrece: “¿Hasta siete veces?” Jesús le contesta: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete” (Mt 18 21s). Como a Pedro, a nosotros también nos descoloca esta respuesta de Jesús. Podríamos volver a preguntarle algo parecido a la pregunta de la Virgen María al ángel Gabriel: “¿Cómo será esto?” (Cf Lc 1, 34). Y Jesús nos podría responder con sus palabras en tierras de Judea: “Y si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera” (Lc 13,5). Porque sin conversión nos alejamos de Jesús, la vida pierde su sentido y nos morimos. Necesitamos conversión para abrir el oído del corazón a las palabras de Jesús a Pedro: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete”.

 

“Convertíos y creed la Buena Noticia” (Mc 1, 15b) son las palabras que nos dijo el sacerdote al imponernos la ceniza. Año tras año escuchamos la misma invitación, y nuestra vida sigue más o menos igual. Entonces, ¿qué nos pasa? ¿Por qué no cambiamos? Compartimos con vosotros este comentario que hemos escuchado al p. José Mª Simón, tc.: Conversión es un concepto emparentado con el griego metanoia, que supone cambiar nuestra mentalidad. Cambiamos nuestros actos cuando cambian nuestros pensamientos. Y ¿cómo dejamos atrás nuestra mentalidad burguesa para seguir a Jesús? Dice este religioso sacerdote: Viviendo el Evangelio en Comunidad, ayudándonos unos a otros a crecer en santidad y en verdad. Cavando y dejándonos cavar a nuestro alrededor, para que, como la higuera, demos los buenos frutos que el Señor espera de nosotros.

Unidos en el camino hacia la Pascua

vuestras hermanas de Buenafuente del  Sistal

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Carta de las Monjas de Buenafuente, abril 2019, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email