Revista Ecclesia » Carta de las Monjas Cistercienses de Buenafuente del Sistal, junio 2013
Iglesia en España

Carta de las Monjas Cistercienses de Buenafuente del Sistal, junio 2013

Carta de las Monjas Cistercienses de Buenafuente del Sistal, junio 2013, en la que informan del deterioro de  la salud de Sor Terersita Barajuen, de 105 años

Estimados hermanos en el Señor, tesoro de amistad con que nos ha bendecido el Señor y con quienes en este año de la fe, celebraremos el cuarenta aniversario de nuestro caminar hacia Cristo.  Este último mes nuestra vida gira, de forma particular, en torno a sor Teresita. Desde las primeras semanas de la cincuentena pascual, el Señor nos ha visitado con la progresiva pérdida de salud de nuestra hermana mayor. Mayor no solo en edad, pues ella, como nuestro Maestro, “crecía en sabiduría y edad y gracia ante Dios y ante los hombres” (Lc 2, 52). Y, con la vuelta al tiempo ordinario, según los médicos, estamos compartiendo con ella los últimos días de su vida mortal.

A pesar de su deterioro físico, los que compartisteis con nosotras el encuentro de Pentecostés, la visteis en todas las celebraciones litúrgicas. Fuerte en la debilidad física, nos recordaba a Juan Pablo II en sus últimas apariciones públicas.  El domingo de la Santísima Trinidad, coincidiendo con la jornada Pro Orantibus, dejó de ir a la capilla, lo que supone un gran sufrimiento para ella,  y desde entonces es necesario que haya una hermana siempre con ella.

La Conferencia Episcopal Española, con motivo de la jornada de oración por los monjes y monjas contemplativos, promueve cada año una campaña informativa para ayudar a conocer mejor nuestra vida. Este año de la fe el lema ha sido “Centinelas de la Oración”. En el folleto explicativo, se ha publicado el testimonio de sor Teresita: “Testimonio de fidelidad al Señor en la vida contemplativa”. Ciertamente, los caminos del Señor no son los nuestros: el mismo día que  la vida de sor Teresita comienza su cuenta atrás, en todas las parroquias y comunidades religiosas de España está presente su testimonio de fe y entrega al Señor.

A la luz de estos acontecimientos y de las solemnidades del calendario litúrgico -Pentecostés, la Santísima Trinidad, la Visitación de María a su prima santa Isabel y Corpus Christi-, vemos con gran claridad la necesidad de dejarnos guiar por el Espíritu Santo, que nos “empuja” a vivir solo el momento presente, el kairós de Dios, lo único real. Deseamos seguir los pasos de sor Teresita; que la Virgen María nos acoja en su purísimo corazón, que Ella nos enseñe a ser discípulas de su Hijo, y “salir aprisa a la montaña” (cf. Lc 1, 39), disponibles para el servicio a nuestros hermanos. Sin miedos ni temores a que se desperdicie algo de lo nuestro.

Con  esta carta nos despedimos hasta el otoño. Nos encomendamos especialmente a vuestras oraciones en estos meses de mayor trabajo para nosotras por la acogida a los hermanos. Que todo sea para mayor gloria de Dios y para bien de la Iglesia.

Rezamos siempre por vosotros.

Vuestras hermanas de Buenafuente



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa