Revista Ecclesia » Carta al Papa Francisco, por José Moreno Losada (sacerdote)
papa-francisco2
Opinión

Carta al Papa Francisco, por José Moreno Losada (sacerdote)

Carta al Papa Francisco, por José Moreno Losada (sacerdote)

Querido Papa Francisco:

Desde tu presencia en balcón  y tus primeros gestos quedé seducido  y me sentí en comunión eclesial , con novedad y  gracia. Había quien desconfiaba de los mismos  y nos decían que había que dar tiempo, pero según van pasando los días – ya más de cien- me sigo confirmando en el sentimiento de comunión y esperanza eclesial. Son muchas las ideas y sentimientos que me van ganando y animando en el ministerio pastoral, en este quehacer de Iglesia al servicio del  reino. Y descubro la sintonía con claves fundamentales que de un modo sencillo nos estás sirviendo en signos y palabras, entresaco a modo de decálogo  algunas de ellas:

I.-   Iglesia afectada: “El pastor debe oler a ovejas”

La prolongación de la encarnación del Verbo sigue siendo un reto y  una clave de la misión de la Iglesia. Tú no estás mostrando que hoy, como nunca, el mundo, la sociedad y los alejados necesitan una iglesia afectada, con sensibilidad profunda y auténtica, y éste es el verdadero tesoro que los cristianos llevamos en vasos de barro para que los demás pueden beber consuelo y esperanza. Tus indicaciones siguen señalando como reto fundamental que las alegrías y las tristezas de los hombres sean las de la Iglesia.

 II.- Una Iglesia arriesgada: “Que no nos  venza el miedo y el pesimismo, tentaciones del maligno”

La salvación y la realización eclesial – su misión-  no llegan por la seguridad, sino por el riesgo de la entrega: “El que quiera ganar su vida la perderá y el que esté dispuesto a perderla la ganará” (Mc 8,35). Lo mejor de la Iglesia no se desarrolla realmente cuando el criterio es la seguridad o conservación –provocados por el miedo- sin más frente a los otros. Tú nos haces ver que Jesús lo tiene claro: la persona y la comunidad cristiana se realiza y se enriquece cuando se abre y arriesga sin miedo para realizar los deseos y sueños más profundos y comprometidos.

     III.- Una Iglesia generosa y gratuita: “Deseo una Iglesia pobre y para los pobres”

Vencer la tentación de la posesión como elemento de seguridad es condición básica para poder vivir lo comunitario y ser comprometidos. Y tú con acierto nos estás diciendo que la generosidad, como clave eclesial, enriquece y lleva a la plenitud  su realidad sacramental. Sólo hay  un modo de ser Iglesia en tu estilo, la gratuidad que genera el verdadero amor: “Ha echado  lo que tenía para vivir” (Mc 12,44).

     IV.- La iglesia que busca el verdadero reconocimiento: “Somos príncipes, pero príncipes del crucificado”

El éxito puede ser el mayor obstáculo para llegar a la verdadera y profunda alegría eclesial, que se gesta en la coherencia de lo auténtico y lo original.  Jesús sabía que esa clave ponía en juego lo más importante de la vida de la comunidad: “No tentarás al Señor tu Dios”. El reconocimiento, según lo estás presentando, hoy no puede venir por una defensa de la institución y sus tradiciones, sino por una vuelta a la fuente original del Evangelio, dejándonos purificar y transformar por él.

V.- Una iglesia que sirve: “Que el servicio sea nuestro poder”

“Sacerdotes, obispos, cardenales o Papa, sin Cristo, y este crucificado, no somos nada”… Todo esto te daré si te postras y me adoras” (Mt 4,9): El poder, tan necesario junto a la verdadera autoridad para el bien común, fuera del contexto del compromiso y la comunidad, se hace cruel e injusto. Hoy, tú nos recuerdas  que necesitamos una iglesia que tenga y use de verdadera autoridad, al estilo de Jesús.

VI.- Una iglesia sencilla y corresponsable: “Esto es lo que Jesús nos enseña y esto es lo que yo hago. Es mi deber, me sale del corazón y amo hacerlo”

Nos invitas, con tu modo de hacer y revisar, a seguir el estilo de Jesús: los sentó en grupo… y cogió los cinco panes y los dos peces… (Mc 6,30-42) Todo contando con ellos, con los discípulos y con todos los demás, con su realidad y su autonomía personal, para que todos fueran protagonistas del acontecimiento;“Tus cinco panes  y dos peces”, cosa de pocos para muchos, ahí está el misterio de la Iglesia.

VII.- Iglesia de la comunidad y la fraternidad: acoger con afecto y ternura a toda la humanidad, especialmente a los más pobres, los más débiles, los más pequeños”

Lo tienes claro, para ti no hay yo sin nosotros: “Lo tenían todo en común…” (Act 4,32). La fe es comunitaria y construye comunidad. Una comunidad abierta al mundo: “Id por todo el mundo” (Mc 16,15). Vivir y generar fraternidad… ahí está escondido el misterio de la vida y del reino.

VIII.-  Una Iglesia encarnada: “el preocuparse, el custodiar, requiere bondad, pide ser vivido con ternura”

Nada más lejos del Evangelio que huir de la vida, la historia, la humanidad. El reino está dentro de vosotros y en medio de la realidad, como los lirios, los pájaros, la pesca, la oveja perdida, la siembra, el padre y el hijo, la mujer que barre en la casa, el administrador, el empresario, el obrero, el viñador, el pastor, la plaza, la sinagoga, el camino, el lago, la orilla, mar adentro… Encarnarse, meterse en el mundo, como la levadura en la masa, como la sal en el guiso, como el grano de trigo en la tierra, todo para darse y entregarse, para hacer el mundo según Dios. Así lo haces y así lo pides a todos los bautizados.

 IX.- Una Iglesia universal desde los últimos:que la unción llegue a todos, incluso a las «periferias», donde nuestro pueblo fiel más lo espera y valora”

Con verdadera humildad: a nadie debáis nada más que amor. Para ti el texto de Mateo (cap.25) sobre el juicio escatológico no es complementario ni específico, es transversal y general en lo que se refiere a las verdaderas competencias cristianas para las que nos habilita la gracia y no debemos saltarlo por alto u olvidarlo. Y menos debe hacerlo la Iglesia si tiene o quiere  tener los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús.

X.- Una iglesia de Cristo: Podemos caminar todo lo que queramos, podemos edificar tantas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, la cosa no funciona”

No hay duda, la Iglesia no puede ser sin Cristo: “sin Él, no podemos hacer nada”(Jn 15,5) y, si lo hacemos, pierde su valor más auténtico. Vivir desde el Padre es la clave fundamental desde la que vivió Jesús y es lo quiso transmitirnos como elemento central de la fe. Tu modo de presentar a Cristo  nos lleva a confiar en el Padre :“Si esto hace con los lirios y con los pájaros que no hará por vosotros, hombres de poca fe” (Mt 6,28).

José Moreno Losada.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa