Especiales Ecclesia Firmas Francisco peregrina a Fátima

Carmen Hernández y Fátima, por Alfonso Carrascosa, científico del CSIC

Carmen Hernández y Fátima, por Alfonso Carrascosa, científico del CSIC

Con motivo de la JMJ 2011 de Madrid, el Cardenal Rouco pidió a Kiko Argüello que sacara un disco en honor a la Virgen María. Kiko Argüello ha compuesto como único autor el mayor cancionero litúrgico católico y acaso universal ¡RESUCITÓ!, por lo que la proposición del Cardenal Rouco  fue muy inteligente, como no podía ser de otra manera.

Ya había Kiko grabado con anterioridad el bellísimo disco “Maria Piccola Maria”, también en honor a la Virgen. El caso es que yo fui agraciado por el Altísimo con formar parte de la banda que acompañó a Kiko durante la composición de los arreglos y la grabación discográfica del que terminaría siendo PALOMA INCORRUPTA. MARÍA PEQUEÑA MARÍA.

En el transcurso de la grabación se hizo una nueva versión – concretamente en el Catecumenium de la Parroquia Ntra. Sra. Del Tránsito de Madrid donde se compuso y grabó la mayor parte del disco- del magnífico UNA GRAN SEÑAL APARECIO EN EL CIELO, canto por cierto cuya letra es Palabra de Dios recogida en el libro del Apocalipsis. Transcurría el mes de mayo de 2010 y por aquellos días Benedicto XVI decidió visitar Fátima, como lo ha hecho ahora el Papa Francisco. El Equipo Itinerante Responsable Internacional del Camino Neocatecumenal, es decir, Kiko, Carmen y el padre Mario, decidieron acompañar al Santo Padre en dicho encuentro, y en él tuvo lugar el estreno mundial de la nueva versión del canto UNA GRAN SEÑAL APARECIÓ EN EL CIELO en la que la banda del disco participó durante el Encuentro Vocacional que siguió al encuentro con el Santo Padre.

Durante el anuncio del Kerigma por parte de Kiko Argüello,  Carmen nos habló del motivo por el cual aquel lugar se llamaba Fátima, algo que yo y muchos de los presentes jamás habíamos escuchado. Carmen Hernández, que nunca dio una puntada sin hilo, nos contó que durante la reconquista portuguesa, un rey cristiano se estableció en Santarem y que un día sus hombres capturaron un destacamento musulmán. El jefe de la escaramuza era don Gonzalo Hermingues que se enamoró de una de las musulmanas capturadas llamada Fátima, como la hija del profeta Mahoma. La mujer accedió al matrimonio, se convirtió y se bautizó, tomando el nombre de Oureana, que acabó siendo origen del actual Ourem. Al morir la princesa, don Gonzalo cayó en tal tristeza que abandonó las armas y se hizo monje, fundando un monasterio al que llamó Fátima, en honor a su esposa. Todo esto y más podéis encontrar en el libro “Fátima” de Wilhem Hünermann. Pero con todo, lo más interesante no fue esto, sino que Carmen añadiera que Dios tiene un as en la manga para facilitar la concordia y el encuentro con el pueblo musulmán, y que ese as se llama la Virgen María, invitándonos a todos a rezar el Rosario también por esa causa. Porque para Dios no hay nada imposible

No cabe duda de que las cosas no son casualidad. La Virgen conocía lo que había pasado en ese lugar y acabo de contar  antes de aparecerse a los pastorcitos. “Que ellos sean uno en nosotros” dijo Cristo, refiriéndose a su Iglesia, y a toda la humanidad por extensión. La unidad ha de ser también una realidad para los adoradores del Dios único. Sin duda que la Virgen  sigue pendiente de nosotros. “No tienen vino” le dijo a Cristo en las bodas de Caná. Por más imposible que parezca ahora el entendimiento con algunas facciones de los seguidores del Islam, confiemos a la Virgen la resolución de dicho conflicto sin dejar de pedirle a Dios ayuda a través de María, mediadora de todas las gracias. Porque para Dios no hay nada imposible

Después Carmen volvió a intervenir para animar a las mujeres presentes a plantearse la vocación a la evangelización como catequistas itinerantes, en monasterios de clausura…. Carmen subrayó el sentido de las apariciones de Fátima en cuanto a la predicción del daño que infligiría a la humanidad el totalitarismo ateo –en el momento de las apariciones desencadenado ferozmente en Rusia- conectando lo dicho por la Virgen de Fátima a los pastorcitos con la caída del Muro de Berlín, ocurrida después de que san Juan Pablo II consagrara al mundo al Inmaculado Corazón del Virgen María, obedeciendo así a la Virgen de Fátima, después de cuyo gesto surgió la figura de Gorbachov, la perestroika, etc. Son muchos –y no precisamente católicos todos- quienes hoy consideran al Papa Wojtyla elemento fundamental en el derrumbe del telón de acero, algo que la Virgen de Fátima predijo y les comunicó a los pastorcitos, por eso a la entrada del santuario hay un trozo del Muro de Berlín.

No desesperemos, que a su tiempo cosecharemos…porque para Dios no hay nada imposible.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.