Portada » Iglesia en España » Diócesis » Carta del Obispo » Carlos Osoro, arzobispo de Valencia: ¡Atrévete a ser testigo y apóstol”
Carta del Obispo Iglesia en España

Carlos Osoro, arzobispo de Valencia: ¡Atrévete a ser testigo y apóstol”

osoro

Carlos Osoro, arzobispo de Valencia: ¡Atrévete a ser testigo y apóstol”

Monseñor Carlos Osoro Sierra, arzobispo de Valencia invita en su última carta semanal a ser testigos y apóstoles en el mundo hoy, dado que la Iglesia ha nacido para propagar el Reino de Cristo.

“El Señor, escribe monseñor Osoro, anunció la venida del Reino al mundo y, además, convocó a los apóstoles y a los discípulos y les dio la misión de propagar su Reino por toda la tierra; este es un imperativo para todo el Pueblo de Dios, es competencia y obligación de todos: sucesores de los Apóstoles, consagrados y laicos”.

“Hemos de hacer verdad, dice más adelante, lo que nos decía el Concilio Vaticano II de que “la Iglesia ha nacido con este fin: propagar el Reino de Cristo en toda la tierra para gloria de Dios Padre, y hacer así a todos los hombres partícipes de la redención salvadora y por medio de ellos ordenar realmente todo el universo hacia Cristo? La vocación cristiana es, por su misma naturaleza, vocación también al apostolado”.

“Para los laicos cristianos, escribe monseñor Osoro Sierra,  tiene una singularidad, pues están llamados a instaurar el orden temporal de tal manera que, salvando íntegramente sus propias leyes, se ajuste a los principios superiores de la vida cristiana. Será considerado su compromiso en el orden temporal como auténtico, si es que está orientado por el Evangelio en sus motivaciones, en sus métodos y en sus objetivos”

Por otra parte, prosigue el arzobispo valenciano “para todos los cristianos la evangelización es tarea prioritaria, pues su misión tiene que llegar a todos los hombres. La Iglesia tiene que acercar a todos la Buena Noticia. En definitiva, esto es lo que significa evangelizar: llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad, a todos los sectores y a todas las culturas. Sabemos que es esta Buena Nueva, que es el mismo Jesucristo, quien transforma la humanidad, la renueva desde dentro mediante la formación de hombres nuevos, con esa novedad que trae el Bautismo y vivir la vida según el Evangelio, A esta evangelización estamos llamados todos los cristianos, dándole un contenido esencial, como es testimoniar el amor del Padre que se ofrece a todos los hombres en Jesucristo con la promesa de la vida futura a través de la comunión con la Iglesia de Cristo”.

“Testigos y apóstoles son quienes muestran al Dios revelado por Jesucristo mediante el Espíritu Santo y, con palabras y obras, dicen que el Padre ha amado al mundo en su Hijo y, en Él, ha llamado a los hombres a la vida eterna. Es una salvación que comienza en esta vida y que tiene su cumplimiento en la eternidad. El ser testigo y apóstol incluye el anuncio profético de la vida futura, el hacer ver el amor entre Dios y los hombres, y el amor fraterno entre todos los hombres. Por otra parte, el testigo y apóstol dialoga con Dios, es decir, ora y vive la comunión con la Iglesia que la expresa mediante la participación en los sacramentos, entrega un mensaje de liberación que afecta a toda la vida y entiende la promoción humana sin ninguna reducción”.

“¡Atrévete a ser testigo y apóstol! ¡Atrévete a vivir la radicalidad bautismal! ¡Atrévete a decir a todos los hombres que quien da la plenitud a la vida del hombre y a todo lo que existe es Jesucristo! ¡Atrévete a ser grande en el Reino de Dios, es decir, a prolongar en medio de esta historia la vida misma que Jesucristo te ha dado en el Bautismo!”.

Concluye su carta semanal monseñor Carlos Osoro subrayando tres aspectos de esta invitación con tres palabras: dar, reconocer y vivir. Dar vida siempre y en todo lugar: se refiere a la vida de Cristo, que engendra comunión y fraternidad, por eso nos dice “no matarás”; Reconocer la dignidad que tiene todo ser humano por el hecho de ser imagen y semejanza de Dios: nos invita a no utilizar a los demás a nuestro gusto y para vivir hacia nosotros mismos, por eso el Señor nos dice, “no cometerás adulterio” y finalmente vivir siempre en la verdad, que se manifiesta de una manera evidente y clara en Jesucristo.

Por Antonio DIAZ TORTAJADA, sacerdote-periodista

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Antonio Díaz Tortajada

Antonio Díaz Tortajada nació en 1947 en Castielfabib (Valencia). Sacerdote diocesano desde 1973. Miembro del Instituto Secular Jesús Sacerdote. Licenciado en Teologia, Ciencias de la Información y Diplomado en Psicología. Fundador de la emisora católica "Radio Luz de Valencia". Actualmente Consiliario de la Junta Diocesana de Hermandades y Cofradías. Columnista habitual en los diarios locales valencianos. Autor, entre otros libros, de: "Evangelización, lenguaje y cultura" (1983), "Llamados para anunciar el Evangelio de Dios" (1984), "Me encanta mi heredad" (1989), "Juan Pablo cree en los jóvenes"(1990), "El camino de la Cruz" (1991), "Arriesgar la palabra"(1993), "Plegarias" (1994), "El silencio de Dios" (1994), "Vivir lo que esperamos" (1997), "Viacrucis del Hombre Dios" (2000), "Háblame de Jesús" (2001) y "Variaciones sobre el Génesis" (2005)

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario