Carlos Escribano durante la rueda de prensa este martes 6 de octubre.
Iglesia en España Última hora

Carlos Escribano, arzobispo electo de Zaragoza: «La Iglesia me necesita allí. Allí voy»

Carlos Escribano, arzobispo electo de Zaragoza, ha afirmado que asume el nombramiento «como un servicio», al ser preguntado en rueda de prensa si lo consideraba un ascenso. «En las claves de mi vida no entra eso», ha señalado, incidiendo en su disposición: «La Iglesia me necesita allí. Allí voy». Así se ha expresado Escribano ante los periodistas que han acudido al obispado de Calahorra y La Calzada-Logroño este martes 6 de octubre a las 12 horas, tras publicar la Santa Sede en el Papa Francisco le había nombrado nuevo arzobispo de Zaragoza. En sus palabras, ha expresado su buena experiencia en La Rioja: «Me voy triste porque he estado aquí un poquito mas de cuatro años, reconozco que muy intensos, en los que he descubierto La Rioja y a los riojanos, y en los que he podido, a pesar de las circunstancias tan complicadas de estos últimos meses, disfrutar de esta tierra y esta gente», ha asegurado.

Buena relación con las autoridades

Preguntado por la relación entre la Iglesia y la política, ha reconocido que le gustaría «que hubiese más calma». En ese sentido, Escribano ha querido agradecer a las autoridades riojanas la relación ha sido «siempre» buena, además ha resaltado la «lealtad» en la colaboración.

Escribano ha señalado que espera que el «factor humano» facilite las relaciones en el futuro, y se ha referido a su tiempo como obispo de Teruel y sacerdote en Zaragoza. «Entiendo que tiene que ser tarea de obispo el buscar vías de encuentro para una mejor relación Iglesia y autoridades, pero también un factor que crea puentes en el entramado social. Que sea instrumento que facilite las cosas, y que intente ayudar en la construcción social.

«No soy mediático, pero me gusta hacer el trabajo de manera callada, constante, y apostar por vías que pueden facilitar las cosas. Y con ese espíritu voy a Aragón, que es la tierra de la que he sido cura», ha señalado Escribano.

Carlos Escribano ha querido resaltar que le hubiera gustado poder ver algunas cosas durante más tiempo, y se ha referido en concreto al proyecto «Euntes». «Quizá en la mente de muchos esté aquella celebración en la plaza de Toros, muy vistosa. Luego íbamos trabajando de manera más discreta y hacíamos una experiencia muy interesante: trabajar con segalres de la diócesis que nos ayudaban a abrir horizontes de diálogo», ha explicado, asegurando que es un proyecto interesante, no solo para la Iglesia riojana, sino para la sociedad en su conjunto. «Como decíamos antes, el covid lo ha paralizado todo», ha señalado.

Mensaje a los diocesanos de Zaragoza

Además, Escribano se ha dirigido por escrito a los diocesanos de la archidiócesis de Zaragoza, de la que tomará posesión el 21 de noviembre. «Os pido que recéis también vosotros por mí, para que me gaste y me desgaste en vuestro servicio para gloria de Dios», les ha dicho. Ha añadido que va a «una Iglesia llena de historia, de vida y de frutos de santidad, sostenida en su fe, esperanza y caridad por la mediación de la Virgen del Pilar». También ha tenido palabras para Vicente Jiménez, a quien ha saludado «con afecto y gratitud».

El prelado ha querido destacar los duros momentos que se viven por la pandemia: «Quiero elevar mi plegaria confiada al Padre en este día por los fallecidos, por sus familias, por los enfermos y convalecientes de esta cruel enfermedad, por aquellos que la están combatiendo y por todos los que están sufriendo las consecuencias por la crisis económica y social que de ella se deriva».

 

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME