Iglesia en España Noticias Última hora

Cáritas Valencia atendió a 821 personas sin hogar a lo largo del año pasado

Cáritas Valencia atendió en 2019 a 861 personas en situación de sin hogar a través de sus programas específicos desarrollados en la diócesis de Valencia. En este sentido, la entidad cuenta con recursos residenciales, de baja exigencia, socio laborales y de calle, en los que ofrece alternativas para iniciar un proceso de acompañamiento que facilite la promoción personal, la participación social y el acceso a los derechos.

En la atención a familias con dificultades en el acceso a la vivienda, Cáritas también coordina 38 viviendas en la diócesis de Valencia en las que acompaña a 199 personas en sus procesos vitales hasta que alcanzan la autonomía personal y económica.

En cuanto al perfil de las personas en situación de sin hogar, este abarca tanto a varones con problemas laborales o de adicciones sin red social de apoyo; como a mujeres jóvenes y de edad intermedia, separadas o divorciadas o que han sufrido malos tratos; y personas migrantes, varones jóvenes ex tutelados que se quedan en la calle, o personas que padecen algún problema de salud mental.

«No tener casa —explica Ignacio Grande, director de Cáritas Valencia— impide tener un hogar, unas relaciones sociales normalizadas, un espacio básico de protección, además de suponer un serio impacto en la salud física y mental, de ahí que digamos que no tener casa mata». En la actualidad, Cáritas cuenta con el centro San Esteban, inaugurado en diciembre de 2019 y que también durante el confinamiento albergó a personas en situación de sin hogar. Además, dispone de una vivienda en la que se alojaron 10 personas y un proyecto de acompañamiento a las personas en situación de sin hogar, que en 2019 atendió a 189 personas en las calles de València. Del mismo modo, Cáritas Interparroquial de Gandía posee un centro en el que acogió a 296 personas el año pasado.

«No tener casa mata»

Con motivo de la celebración del Día de las Personas sin Hogar, y con el contundente lema «No tener casa mata», se quiere llamar la atención de los poderes públicos y de la ciudadanía sobre los efectos que la falta de una vivienda adecuada supone para miles de personas y familias en nuestro país, donde se estima que cerca de 800 000 hogares y 2,1 millones de personas sufren situaciones de inseguridad en la vivienda (VIII Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en España).

Cáritas conoce de primera mano estas situaciones de precariedad extrema gracias al trabajo de acogida y apoyo que se ofrece anualmente a las casi 40.000 las personas en situación de sin hogar acompañadas desde los proyectos desarrollados en todo el país por el conjunto de la Confederación. Este año se da un paso más en la reivindicación que las entidades promotoras de la jornada se viene impulsando en los últimos años para exigir que se garantice el derecho humano a la vivienda y apelar al conjunto de la sociedad a preguntarse cómo se sienten sin vivienda y sin protección las personas sin hogar

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME