Iglesia en España

Cáritas Toledo en el Día Internacional del Voluntariado

5 de diciembre, Día Internacional del Voluntariado

CÁRITAS DIOCESANA DE TOLEDO DA LAS GRACIAS A LOS VOLUNTARIOS POR SU COMPROMISO CON LOS MÁS NECESITADOS

Para los 2.000 voluntarios de Cáritas Diocesana de Toledo, comprometerse, es un modo de ser, de relacionarse, de entender la vida y compartirla creando fraternidad.

Cáritas Diocesana de Toledo, con motivo del Día Internacional del Voluntariado, quiere dar las gracias a tantas personas comprometidas que se dan a sí mismas para ayudar a los demás. Personas que ponen su granito de arena para mejorar el mundo en el que viven. Personas que no quedan indiferentes ante el sufrimiento de su prójimo y se movilizan, se implican, se ponen manos a la obra.

En estos tiempos donde hay tantas situaciones injustas que provocan pobreza, exclusión y vulneración de Derechos, queremos reconocer la entrega de tantas personas que en nuestra Provincia, desde su opción de voluntariado, están siendo luz de esperanza con su solidaridad, gratuidad, fraternidad y compromiso.

Y es que para los 2.000 voluntarios de Cáritas Diocesana de Toledo, comprometerse, es un modo de ser, de relacionarse, de entender la vida y compartirla creando fraternidad. Para el voluntario de Cáritas, la solidaridad no es un sentimiento de vaga compasión o de superficial ternura hacia los males de tantas personas cercanas y lejanas, al contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse en el bien común.

El voluntariado de Cáritas está llamado a seguir en el empeño de crear espacios de humanidad y de encuentro, donde las personas excluidas, empobrecidas, heridas, olvidadas… se sientan en familia, acogidos, escuchados, sientan que son importantes para alguien.

Cáritas Diocesana de Toledo agradece y pone en valor el que los voluntarios tomen partido en la historia de la humanidad y se conviertan en agentes de cambio capaces de poner a la persona, en el centro de nuestra mirada, palabra y acción. Y como desde su compromiso toman postura ante la realidad de tantas personas empobrecidas.

Como dice el Papa Francisco, en relación a los voluntarios, “Ustedes marcan el paso para que la Iglesia esté cada día en el mundo… Ustedes son las mismas manos de Jesús en el mundo. Su testimonio ayuda a cambiar el curso de la vida de muchas personas, de muchas familias y de muchas comunidades. Su testimonio les ayuda a cambiar el curso de su propio corazón”.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.