Revista Ecclesia » Cáritas sigue apoyando a las personas que sufren el conflicto sirio
caritas-orihuela
Internacional

Cáritas sigue apoyando a las personas que sufren el conflicto sirio

Cáritas sigue apoyando a las personas que sufren el conflicto sirio

Mientras el conflicto en Siria entra en su quinto año, Cáritas quiere reiterar su apoyo y acompañamiento a los millones de personas que lo están sufriendo dentro y fuera del país, y se compromete a intensificar su trabajo para lograr que la ayuda humanitaria llegue a los más vulnerables.

Esta emergencia, que ha alcanzado una dimensión regional enorme –debido a las oleadas de refugiados que han huido a los países vecinos y a la extensión de la violencia a otros, como Irak– es la más grande a la que se está enfrentando la red internacional de Cáritas. En la actualidad, 12,2 millones de sirios necesitan ayuda; 7,6 millones han tenido que dejar sus hogares y convertirse en desplazados internos dentro de su país, y 3,8 millones han cruzado las fronteras y viven como refugiados en los Estados cercanos.

El pasado año, en un esfuerzo coordinado de 55 miembros nacionales de la red –entre ellos, Cáritas Española–, se logró ayudar a 1,2 millones de personas en Siria, Irak, Líbano, Turquía, Egipto y Jordania.

“2014 fue el año más duro de todos desde que se inició el conflicto”, reiteró el presidente de Cáritas Siria y Obispo de Alepo, monseñor Antoine Audo, que alertó del riesgo de que la tragedia humanitaria se deteriore este año, mientras no haya una iniciativa de paz sobre la mesa y los programas de ayudas sigan con sus recortes. Caritas Internationalis ya ha desarrollado planes para ampliar su respuesta humanitaria y apoyar a Cáritas Siria y al resto de las Cáritas de la región, de manera que éstas puedan seguir trabajando para llegar a los más vulnerables.

Cáritas Española con la población vulnerable de Homs

Cáritas Española respondió de manera inmediata a la llamada de emergencia por el conflicto en Siria. Apoyó –y sigue apoyando– varios programas de ayuda humanitaria en Siria, destinados a la distribución de alimentos, mantas, colchones y carburante para las calefacciones. Y a medida que pasaban los meses y aumentaba el número de refugiados, las contribuciones de Cáritas Española también se centraron en ayudar a los Estados de acogida, como Líbano o Turquía.

Este año, Cáritas Española tiene previsto continuar con esas ayudas tanto dentro como fuera de Siria. En este país, seguirá prestando apoyo institucional a la Cáritas local –que continúa trabajando intensamente pese a las muchas dificultades y peligros– y colaborando en algunos de sus programas humanitarios, como el que lleva a cabo con la población desplazada y vulnerable de Homs.

Esta es una ciudad fantasma en la que apenas quedan casas en pie yque está recibiendo retornados y desplazados de otras zonas del país. Allí Cáritas Siria intenta responder a unas necesidades cada vez mayores con unos fondos cada vez más escasos. “La población necesita alimentos, asistencia médica, casa y alguien con quien hablar, aunque sea para llorar. Siempre les acogemos, pero a veces no les podemos dar nada, porque no lo tenemos”, se lamenta un trabajador de nuestra Cáritas hermana.

Cáritas Española aprobará en breve un nuevo envío de fondos a un programa de ayuda básica de emergencia a la población vulnerable de la región de Homs, al que ya destinó 100.000 euros el pasado mes de septiembre. A través de este programa, se han distribuido productos alimenticios y de higiene, se han ofrecido ayudas para el alquiler y refugio, se ha mejorado el acceso a la atención médica avanzada y se ha dado apoyo escolar a los niños para que continúen su educación.

puede ver la vida dentro de Siria y el trabajo que realizan los agentes de la Cáritas local.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa