Diócesis Iglesia en España

Cáritas Sevilla seguirá apostando por el acompañamiento como base para la incorporación social de las personas excluidas

Cáritas Sevilla seguirá apostando por el acompañamiento como base para la incorporación social de las personas excluidas

  Esta mañana se ha celebrado, en el Seminario Metropolitano de Sevilla, la Asamblea General de Cáritas Diocesana a la que han acudido alrededor de 180 personas, entre voluntarios, párrocos y directores de distintas Cáritas parroquiales de la Archidiócesis, para evaluar la acción que se llevó a cabo durante el ejercicio 2017 así como establecer las líneas de trabajo para el próximo curso.

16.119 familias atendidas, con más demanda de recursos de primera necesidad y vivienda

Tras una pequeña oración con la que comenzó el acto, el director de Cáritas Sevilla, Mariano Pérez de Ayala, tomó la palabra para realizar el balance de las acciones llevadas a cabo por la institución católica durante 2017, haciendo inicialmente un análisis de la situación social en el que recordó que la incipiente recuperación económica no corre en paralelo con la superación de la crisis social ya que los colectivos más necesitados siguen sin poder beneficiarse; que el empleo remunerado ya no sirve de garantía para dejar de ser pobre; y que la pobreza y dualidad económica y social se manifiestan con especial intensidad en la provincia de Sevilla: tres de los cuatro barrios más pobres de las quince ciudades más pobladas de España son sevillanos (Los Pajaritos-Amate, Polígono Sur y Torreblanca).

 

El director quiso resaltar con especial importancia el esfuerzo realizado por los 3.007 voluntarios que forman la red de ayuda de la entidad a través de las 250 Cáritas parroquiales, pues si no fuera por ellos, junto con los técnicos responsables de cada territorio, la labor que se lleva a cabo no sería posible. Además, insistió en la necesidad que tiene su formación, labor que se lleva a cabo durante el año, importante para dar el mejor servicio a aquel que lo necesite.

 

Durante 2017, las Cáritas parroquiales acompañaron a 16.119 familias en situación de exclusión o vulnerabilidad, por lo que hablamos de 51.581 personas beneficiarias de las acciones realizadas. El número de familias atendidas descendió en 2017 un 7,8 % respecto a 2016, pero cabe destacar que se realizaron casi las mismas intervenciones, más de 120.000, en las diferentes Cáritas parroquiales, ya que la demanda de las familias sigue centrándose en la cobertura de recursos de primera necesidad (alimentación, higiene, vestido…) y la vivienda (alquileres/hipotecas, equipamientos, suministros…).

 

Tareas de consolidación en los proyectos específicos en empleo, migración y personas sin hogar

Respecto a los proyectos específicos, se están llevando a cabo tareas de consolidación en las materias de empleo, migración y personas sin hogar, además de que se sigue trabajando para cubrir las necesidades que se van planteando.

 

De esta manera, respecto al programa de Empleo y su labor fundamentalmente a través del Centro Diocesano de Empleo, este se ha consolidado ahora que se cumplen dos años desde que se cuenta con nueva sede y en 2017, un total de 174 personas encontraron empleo a través de las diferentes acciones desarrolladas desde el Centro, y de las 497 personas atendidas, 187 participaron en orientación laboral, 136 en formación para el empleo y 174 en intermediación laboral.

En el programa de Inmigrantes que se desarrolla a través del Proyecto Nazaret, se atendió a un total de 136 inmigrantes. Especial énfasis se hizo en este apartado ya que se quiso hacer ver la importancia que tiene y que va a tener la inmigración, pues aunque no sea la principal realidad en Sevilla y sí en provincias cercanas, hay que saber y estar preparado para darle cobijo a la persona que viene desde fuera de España y estar preparado para las necesidades que se puedan tener.

Del programa de Atención a Personas en Situación de Exclusión Social, en 2017 en el Centro Amigo unas 46 personas se beneficiaron de los servicios prestados y las Cáritas parroquiales atendieron a 555 personas que viven en la calle. Además, se ha iniciado un proceso de reflexión y autoevaluación con la participación de todos los agentes buscando que este espacio sea verdaderamente el centro de gestión, buscar una unificación de todos los casos de personas sin hogar que llegaban a cada una de las Cáritas parroquiales.

 

Más de 5 millones invertidos

En el apartado económico, se quiso agradecer el compromiso de los socios, donantes y colaboradores, cuyas aportaciones permitieron invertir en el curso 2017 más de 5.750.000 euros para ayudar a las personas que solicitaron los servicios de Cáritas. De los ingresos recibidos (5.335.625, 84 euros), el 76% fueron de fondos propios (4.080.030,73 euros) y un 24% recibidos por medio de subvenciones (1.255.595,11 euros), lo que sigue demostrando el compromiso y solidaridad de la sociedad sevillana.

 

Seguir manteniendo la misión inalterada de Cáritas, prioridad para el próximo curso

Francisco Cristóbal, director de Comunicación de Cáritas Española presente en la asamblea, planteó las principales líneas de acción previstas para el próximo año en procesos de inclusión.

 

Se vive en una sociedad que ha cambiado y que se encuentra en transición, con un contexto adverso caracterizado por un tercer sector debilitado, un mercado laboral adverso, un marco legislativo restrictivo, un Estado que abandona su responsabilidad pública, que se han eliminado irresponsablemente las ayudas para el desarrollo y donde se han perdido los valores sociales.

Todo esto, nos empuja hacia un nuevo escenario que tiene efectos para las personas como el aumento de la desigualdad y de las personas en situación de pobreza y exclusión, individualización de los riesgos, pérdida en el acceso a los derechos o aparición de nuevas pobrezas que han hecho que en las diferentes Cáritas aumente la presión por lo asistencial.

Por ello, la respuesta de Cáritas es la de mantener su misión inalterada con una presencia transformadora que luche por la dignidad de las personas y el acceso a sus derechos, así como buscar una transformación social, siempre con un estilo y apuesta clara: acompañar a las personas, animar a las comunidades y animar con su modelo de acción social a contribuir al cambio de la sociedad.

Cáritas debe centrar su mirada y esfuerzos en varios aspectos: fortalecer la animación comunitaria, esto es, profundizar en la dimensión de la caridad y acción social; promover el desarrollo integral de la persona y afrontar las raíces de las pobrezas; afrontar el reto de una economía inclusiva defendiendo los derechos de las personas y buscando la transformación; promover una actitud de renovación para acabar con la pobreza cultivando una sólida espiritualidad que impulse el compromiso social.

 

Desde ahí, Cáritas tiene que concretar unos retos que vienen marcados por la apuesta consciente de su estilo (acciones significativas, modelo centrado en las personas y sus capacidades, construcción de un modelo social diferente o metodología al servicio del acompañamiento), por su foco principal que son las personas que sufren (comunicar las situaciones, salir al encuentro, la integración en los barrios más necesitados o apostar por una economía solidaria) y por los retos que se presentan en cada uno de sus lugares de acción y departamentos (Cáritas parroquiales, transparencia y rendición de cuentas u ordenación de los programas y servicios). Desde Cáritas se muestra actitud, está comprometido para trabajar por un mundo mejor.

Sevilla, 16 de junio de 2018.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email