caritas
caritas
Noticias

Cáritas Diocesana de Valencia saca de la prostitución a más de 250 jóvenes en once años

Por Antonio DIAZ TORTAJADA, sacerdote-periodista

 

El programa Cáritas Diocesana de Valencia de  atención personalizada a las prostitutas han conseguido que, en 2011, 12 mujeres abandonaran su trabajo y se integraran en otra actividad laboral. Este programa ha sacado de la calle a 275 prostitutas en once años . El grupo que trabaja con meretrices en Valencia desde 2001 afirma que la mayoría de las chicas «deben a la mafia que las trajo hasta 20.000».

Las escuchan, hablan con ellas, las acompañan en busca de un futuro mejor, les enseñan el idioma y las ayudan a buscar un alternativa a la explotación sexual a la que están sometidas. Y en ocasiones da resultado.  Hasta la fecha todo un logro, en un mundo «rocambolesco» donde las afectadas están «acosadas» a tres bandas: por la policía, por la «madame» que las controla para las mafias y por los clientes.

Desde Cáritas Diocesana afirman que la mayoría de las prostitutas dejarían la calle si tuvieran un trabajo normalizado. Pero no hablan el idioma, no saben a quien dirigirse y desconocen que pueden denunciar la explotación sexual a la que están sometidas.

Esa es la tarea del equipo de trabajo formado por cinco mujeres –una trabajadora social, dos mediadoras de salud y una educadora cultural– que se emplean a fondo, cada día, o mejor dicho, cada noche, en informar a las mujeres y acompañarlas dónde haga falta, en busca de un futuro mejor.

La gran mayoría de las chicas sabían que salían de su país para trabajar en la calle, informan desde Cáritas Diocesana Sin embargo, un pasaje puede costar 1.000 o hasta 2.000 euros, pero jamás las cantidades que les exigen las mafias en cuanto se ponen a trabajar en la calle. Hay mujeres que ‘deben’ 20.000 y hasta 50.000 euros. Eso es lo que las tiene atrapadas, y sólo en estos casos, la crisis está resultando «algo positiva».

En la prostitución también se nota la crisis y para algunas chicas ha sido determinante a la hora de dejar de pagar estas cantidades desorbitadas y plantearse otra opción de vida.

Cáritas Diocesana de Valencia atendió de forma personalizada a 647 mujeres en 2011. Y saber que 12 ya están «fuera del infierno» es su recompensa.

A Cáritas Diocesana le habría encantado formar parte de la comisión que está elaborando la ordenanza para regular la prostitución en las calles de Valencia. Aunque fuera como «oyente». Así se lo hizo saber la institución eclesial al Ayuntamiento, que ha hecho oídos sordos a esta petición. A la espera de saber si el documento final reflejará sanciones tanto a las prostitutas como a los clientes.

El ocio sexual mueve mucho dinero y no hay que ir a por el más débil. Llama mucho la atención que la ordenanza surja de la concejalía de Seguridad Ciudadana. Las prostitutas no son peligrosas. Hay que acompañar las medidas policiales de otras sociales, que son los más importantes.

 

 

Print Friendly, PDF & Email