Revista Ecclesia » Cáritas cree que la reforma del IAI es un retroceso en el desarrollo de los servicios sociales de Aragón
caritas-aragon
Iglesia en España

Cáritas cree que la reforma del IAI es un retroceso en el desarrollo de los servicios sociales de Aragón

Cáritas cree que la reforma del IAI es un retroceso en el desarrollo de los servicios sociales de Aragón

Cáritas considera que la reforma del IAI es un retroceso en el desarrollo de los servicios sociales de Aragón

Cáritas solicita al Gobierno de Aragón que el Proyecto de Ley del Ingreso Aragonés de Inserción cumpla verdaderamente la finalidad de lograr la plena integración social y laboral de todas las personas en estado de vulnerabilidad o exclusión

 Si las Cortes de Aragón aprueban este Proyecto de Ley, la “garantía de los recursos mínimos de subsistencia” dejará de ser objetivo prioritario para nuestra Comunidad Autónoma, puesto que, sólo, se llevará a cabo cuando “pueda hacerse efectiva” su financiación

Cáritas pide que no se restrinja el acceso al IAI y que todas las personas que cumplan los requisitos puedan percibirlo, rechazando el límite establecido de percepción del IAI a tres años

CÁRITAS DENUNCIA que el acceso al IAI continúa siendo, por la vía de los hechos, una interminable carrera de obstáculos para sus solicitantes, especialmente desde el comienzo de la crisis. En septiembre de 2013, Cáritas presentó al Instituto Aragonés de Servicios Sociales un informe con las modificaciones que se consideraron oportunas ante el Anteproyecto de Ley del Ingreso Aragonés de Inserción. Posteriormente, se trasladó a los grupos parlamentarios de las Cortes el contenido del informe. Trascurridos nueve meses de estos acontecimientos comprobamos cómo ninguna de las propuestas de mejora relevantes sugeridas por la institución han sido contempladas en el Proyecto de Ley presentado por el Gobierno a las Cortes de Aragón en marzo de 2014.

Si las Cortes de Aragón aprueban este Proyecto de Ley en su actual redacción la “garantía de los recursos mínimos de subsistencia y actuaciones dirigidas a lograr una plena integración social”, para las personas empobrecidas, dejará de ser un objetivo prioritario y sólo se llevará a cabo cuando los poderes públicos decidan que “puede hacerse efectiva” su financiación.

Unaprestación económica fundamental como es el Ingreso Aragonés de Inserciónha de ser una prioridadpresupuestaria, puesto que cubre las necesidades básicas de los ciudadanos más empobrecidos. Según el Estatuto de Autonomía de Aragón, corresponde a los poderes públicos de Aragón la “eliminación de las causas y efectos de las diversas formas de marginación o exclusión social, garantizando una renta básica en los términos previstos por la ley”.

Por ello, Cáritas rechaza esta reforma por “exigencias de contención del déficit”, máxime cuando esta prestación, que apenas supone el 0,52% del presupuesto del Gobierno de Aragón para 2014, no se ejecuta en su totalidad. Según fuentes del propio Gobierno de Aragón se dejaron sin ejecutar dos millones y medio de euros de todo lo que se esperaba destinar en 2013, habiendo cientos de personas a la espera de su concesión tras más de medio año de retraso.

Consideramos que debe modificarse elperíodo máximo de percepción del IAI de tres años,cuando el titular cumpla todos los requisitos y haya realizado lo indicado en los acuerdos de inserción, puesto que implicaría dejar en desamparo a numerosas personas empobrecidas cuya situación se cronificará gravemente.

CÁRITAS REIVINDICAqueno se restrinja el acceso al IAIa:

Personas que todavía no han podido acceder al mercado de trabajo y cuyos ingresos son insuficientes para poder atender sus necesidades básicas.

Jóvenes entre 18 y 25 años.

Personas que llevan menos de dos años ininterrumpidos en Aragón.

Personas que tengan menos de dos años de residencia legal en España.

Personas que sean perceptoras de algunas prestaciones económicas cuya cuantía -en muchos casos- no alcanza ni siquiera el umbral de pobreza severa (333,65 €). [1]

Personas que cursen cualquier fase del sistema educativo o profesional, máxime cuando, como se indica en la exposición de motivos del Proyecto de Ley, es ésta una de las causas de exclusión ante la ausencia de empleos.

 

No se puede justificar esta reforma argumentando que se quiereevitar el <efecto llamada>:

En enero de 2014 sólo 5.409 personas eran titulares de IAI, lo que supone una tasa de cobertura de un escaso 7% de la población aragonesa en situación de pobreza severa.

El incremento de solicitudes del IAI responde al aumento de la pobreza, la desigualdad y la exclusión en Aragón. La Administración debe establecer los mecanismos para conocer los casos que defrauden, pero no ser argumento para restringir esta prestación.

Se argumenta la necesidad de “equiparar la norma aragonesa con las de las comunidades limítrofes” cuando dicha homogenización de requisitos no es tal, ya que en Cataluña, Navarra y Comunidad Valencianano se exige periodo previo de residencia legal en España para extranjeros extracomunitarios como sí plantea la reforma en Aragón.

CÁRITAS RECHAZA algunos de los controles propuestos. Resulta paradójico que una de las prestaciones económicas que cuenta con mayores dispositivos de control, se plantee mejorar su gestión aumentando sus mecanismos de control.

En concreto:

Exigir la presencia en un centro administrativo del beneficiarioperiódicamenteresulta excesivo.

Nos parece arbitrario valorar los ingresos por “signos externos”.

CÁRITAS CONSTATAque la tendencia a la contención del gasto de las prestaciones económicas públicas lleva aparejado un incremento exponencial de las ayudas económicas de todas las Cáritas aragonesas, además de las de otras organizaciones sociales. Año tras año, desde el comienzo de la crisis, se vienen superando máximos históricos en ayudas concedidas por Cáritas[2], ante la  contención de prestaciones económicas como el IAI.

Cáritas Aragónpropone al Gobierno aragonés que reconsidere el Proyecto de Ley del Ingreso Aragonés de Inserción atendiendo a las propuestas de enmiendas trasladadasa los diferentes grupos políticos, poniendo en las prioridades de sus políticas públicas facilitar el acceso a los derechos reconocidos a todos los ciudadanos, especialmente a los más pobres y excluidos.

 

Esta propuesta de Cáritas Aragón está en sintonía conla realizada por el Papa Francisco en su reciente Exhortación Apostólica: “Las reivindicaciones sociales, que tienen que ver con la distribución del ingreso, la inclusión social de los pobres y los derechos humanos, no pueden ser sofocadas con el pretexto de construir un consenso de escritorio o una efímera paz para una minoríafeliz.”[3]

__

 

[1]Como demuestran recientes estudios de la pobreza en Aragón, las tasas de pobreza de los menores de 25 años y las de personas de origen extracomunitarias, son superiores y más intensas que las de la media de la población y, por tanto, no se puede castigar en mayor medida a quienes más pobreza sufren.

[2]A modo de ejemplo, Cáritas Diocesana de Zaragoza durante el año 2013 ha otorgado  13.470 ayudas económicas (un 59,5% más que en 2012) por un importe de 1.918.930,02 € que suponen un 70,1% más que el año anterior. En lo que llevamos de 2014 se han incrementado estas ayudas en 40% respecto al mismo periodo del 2013.

[3] Cita extraída del Capítulo IV: La dimensión social de la evangelización, sección III: El bien común y la paz social de la EvangeliiGaudium.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa