Coronavirus Iglesia en España Última hora

Cáritas Castilla y León: El coronavirus obliga a convertir residencias en hospitales sin medios

Cáritas Castilla y León, que atiende directamente a unas 1.300 personas mayores en la comunidad, entre ellas más de 500 en centros residenciales, ha alertado hoy de que la evolución del coronavirus y las complicaciones sobrevenidas han obligado a las residencias a convertirse en «centros hospitalarios sin tener los medios adecuados». En un comunicado, Cáritas ha planteado que el impacto de la pandemia «deja entrever» que «uno de los grandes retos del presente y del futuro inmediato» para la sociedad es «caminar al lado de nuestros mayores». En este sentido, esta organización ha recordado que las personas mayores han sido y son uno de los colectivos de población más vulnerable a causa del COVID-19, lo que ha provocado que a través de las medidas de prevención y seguridad implantadas por los gobiernos «se intensifiquen y aumenten los recursos humanos y económicos en los programas de atención a mayores».

Actualmente Cáritas gestiona residencias que atienden en total a 507 personas mayores, con patologías previas de salud y la dependencia para llevar a cabo una vida normalizada, que «han agudizado más la situación de debilidad y vulnerabilidad de los mayores». «La evolución del virus y las complicaciones sobrevenidas han obligado a las residencias, siendo centros asistenciales y sociales a convertirse en centros hospitalarios sin tener los medios adecuados», ha argumentado Cáritas, que ha agradecido «la entrega, dedicación y cariño que los trabajadores y otros colaboradores de las residencias han demostrado en este tiempo duro».

Por otro lado Cáritas acompaña y cuida a las personas mayores a través de sus programas de acción en el territorio, parroquias y voluntarios, hasta llegar a un total de 866 personas desde que se inició el estado de alarma el 14 de marzo pasado. Para esta entidad, esta acción resulta un pilar fundamental en el ámbito rural, tan amplio y presente en nuestra realidad, donde existe una gran parte de la población que vive en soledad, ya que su único vínculo para encontrar acompañamiento y ayuda, para cubrir sus necesidades básicas, es en muchos casos, el párroco y los voluntarios de Cáritas.

Print Friendly, PDF & Email