Iglesia en España Última hora

Cáritas Castilla La Mancha avisa de que «no tener casa mata» y demanda una vida digna para todos

En un comunicado, y a propósito de la celebración del Día de las personas sin hogar, Cáritas Castilla La Mancha ha demandado a las administraciones públicas, tanto locales, provinciales como regionales, que garanticen una vida digna para todas las personas, recordando que «la vivienda es la primera barrera de protección para preservar la salud, la vida y la dignidad». Al mismo tiempo, ha lanzado un llamamiento a la sensibilidad y veracidad de los medios de comunicación a la hora de informar sobre la situación real en la que viven las personas sin hogar y se invita, al conjunto de la sociedad castellanomanchega, a velar por un sistema de protección eficaz fuerte que facilite los procesos de inclusión, además de avanzar hacia una sociedad de los cuidados en la que como comunidad recuperemos el valor principal de la solidaridad, la justicia y la empatía.

Desde Cáritas Regional de Castilla-La Mancha, «se trabaja sin descanso con las personas más desfavorecidas en cada una de las  de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Sigüenza-Guadalajara y Toledo». Por eso, «nos disponemos a afrontar un nuevo y exigente ejercicio de fraterna solidaridad ante las consecuencias económicas y sociales de la crisis sanitaria que estamos viviendo. Este momento de gran necesidad puede ser ocasión para fortalecer, entre todos, la solidaridad y el trabajo en favor de un objetivo común, no dejando a nadie atrás, y mirando siempre por los más empobrecidos de nuestra sociedad».

Durante 2019, Cáritas en Castilla-La Mancha gestionó 12 puntos de información, 13 servicios de alojamiento básico, 6 centros de urgencia, 5 centros residenciales, 2 servicios de estancia diurna y 2 pisos de autonomía, así como trabajo de calle y talleres de recuperación personal. En total se atendió a 4.864 personas en todos estos recursos y actividades. Desde comienzo del año 2020 y hasta septiembre del mismo, se ha incrementado el número de personas que han acudido a Cáritas Castilla-La Mancha, atendiendo a 15.712 familias directamente e indirectamente a 48.000 personas. El aumento es significativo, ya que durante el período del estado de alarma (mediados de marzo) y hasta el mes de agosto se habían atendido ya al 70% de personas acompañadas en 2019. Se han invertido 1.377.965,74 € en ayudas directas; fondos que provienen de la generosidad de muchos castellanos manchegos que han depositado en Cáritas su confianza; socios y donantes, comunidad cristiana, administraciones públicas locales, provinciales y regional, entidades bancarias, empresas y fundaciones.

«La caridad no cierra»

La pandemia producida por el Covid19 ha agravado las situaciones de muchas de las personas que ya acudían a Cáritas y de otras que se han visto en la necesidad de acudir a esta entidad porque se han quedado sin empleo, no podían alimentar a sus familias, no podían hacer frente a los gastos de la vivienda o sufren otro tipo de pobrezas, como la brecha digital o la violencia familiar. Con el lema «La Caridad No Cierra» los agentes de Cáritas han estado y están al lado de las personas que más lo necesitan intensificándose en estos meses la labor de acompañamiento a todas las familias y personas que están en una mayor situación de desprotección, no solo facilitando alimentos y productos de primera necesidad, sino también ofreciendo acompañamiento a las personas sin hogar, a las familias, a los niños, a las mujeres, a los mayores, a las personas que tenido que ir a los centros sanitarios, a las personas en prisión, a los temporeros etc., desde los distintos proyectos de las Cáritas Diocesanas. Cada gesto ha contado y sigue contando para estar cada vez más cerca de las personas vulnerables.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME