Revista Ecclesia » Cáritas Brasil al rescate de los pacientes enfermos de la covid-19 sin oxígeno
Cáritas Brasil al rescate de los pacientes enfermos de la covid-19 sin oxígeno
Internacional Última hora

Cáritas Brasil al rescate de los pacientes enfermos de la covid-19 sin oxígeno

Estos días hemos conocido desde Cáritas Brásil la dramática situación que están viviendo miles de personas en el país iberoamericano. Faltan productos de primera necesidad y oxígeno, pero sobre todo, a juicio de Cáritas, falta voluntad política para responder eficazmente a la pandemia. Este es el dramático panorama en la Amazonia, descrito a Caritas Internationalis por el padre Luis Moldino, portavoz de la archidiócesis de Manaos.

«La actual situación en Manaos es trágica y sigue empeorando. En los primeros días de febrero, registramos una media de 105 muertes al día a causa de la pandemia, mientras que en enero la media era de unas 70 al día».

Para una ciudad de poco más de 2,1 millones de habitantes, el balance de 2.195 muertos por la covid-19, en poco más de un mes, desde principio de enero, es muy elevado. El aumento exponencial del número de casos ha provocado el colapso de las instalaciones hospitalarias. Por no hablar de que los pacientes de coronavirus llegan a Manaos desde todo el interior del estado amazónico. «La lista de espera para una cama de hospital es muy larga. Los casos menos graves están empezando a ser trasladados a otros estados, pero los pacientes están aterrorizados, ya que se les exige que firmen su consentimiento para que, en caso de muerte, sus cuerpos no sean devueltos a sus familias».

Falta de oxígeno

Lo más dramático de esta crisis sanitaria es, a juicio de Cáritas, la falta de oxígeno, que está condenando a un número creciente de pacientes a morir de asfixia.

«Las autoridades estatales y el gobierno de Brasil afirman que sí hay oxígeno, pero no es así y el poco que hay se vende ahora al triple de su precio. Es realmente angustioso ver al personal médico y a los familiares de los pacientes buscando desesperadamente oxígeno, para intentar salvar a sus seres queridos. Mientras, la gente sigue “ahogándose hasta morir”, dice el padre Moldino. En tiempos normales, el consumo medio de oxígeno es de unos 15-17 mil metros cúbicos. La capacidad de producción local es de 28.000 metros cúbicos. Sin embargo, el consumo actual es de unos 75-80 mil metros cúbicos de oxígeno».

En las últimas semanas, Caritas Brasileira y la región Norte 1, de la Conferencia Episcopal Brasileña –que incluye el estado de Roraima, gravemente afectado– han lanzado una campaña para la compra inmediata de cilindros de oxígeno y otros artículos, como saturómetros, concentradores de oxígeno, máscaras, guantes y medicamentos. Las primeras 101 bombonas de oxígeno llegaron el 26 de enero y se distribuyeron inmediatamente, en varios municipios del interior del Amazonas. Todo ello, según la Caritas local, tuvo que superar muchas dificultades impuestas por las autoridades, que obstaculizan la ayuda en lugar de facilitarla.

«La Iglesia local también está haciendo mucho para distribuir ayuda a las familias más pobres y a los sin techo. En Manaos, muchas personas sobrevivían gracias a la economía informal, vendiendo sus productos en la calle. Y ahora que todo está cerrado, no tienen de qué vivir», sigue contando el padre Moldino.

Hace dos semanas, el arzobispo de Manaos, Leonardo Ulrich Steiner, lanzó un sentido llamamiento para enviar oxígeno, pero también para «abandonar el negacionismo y la política de división». Lamentablemente, desde entonces la crisis ha seguido empeorando, agravada por la inacción gubernamental.

«Desde el comienzo de la pandemia, ha sido evidente la falta de voluntad política, por parte del gobierno, para responder a esta tragedia. La desinformación y la falta de información han empeorado mucho la situación. La pandemia es una cuestión política y salvar la vida de la gente tiene poca importancia. Prefieren salvar sus propias políticas e intereses», concluye el padre Moldino.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa