Internacional Última hora

Cáritas apela a la «compasión» de Europa ante las «insostenibles» condiciones de 12.000 personas en Moria

Cáritas Europa pidió ayer “seguridad” para los migrantes y la “solidaridad” de Europa tras el incendio que ha arrasado el campamento de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos, donde vivían más de 12.000 personas, cuatro veces más de la capacidad del recinto. Además, afirma que está “alarmada y entristecida” por el desastre humanitario desencadenado tras los incendios, pero que los residentes llevaban “meses e incluso años” soportando “condiciones miserables” mientras esperaban que se procesaran sus solicitudes de asilo.

“Tras haber huido de la guerra, la pobreza extrema y la persecución, los residentes del campamento, incluidos cientos de niños y adultos vulnerables, se ven nuevamente privados de refugio o seguridad. El fuego destruyó contenedores, tiendas de campaña, equipos y todas las instalaciones, incluidas las del servicio de asilo griego”, recuerda Cáritas Europa, que insiste en la urgencia en ayudar a esas personas, que acumulan sufrimiento tras huir de sus países y ahora enfrentándose a la miseria, la incertidumbre y la falta de refugio.

Cáritas insiste en que la situación sigue siendo caótica, mientras los antiguos residentes del campamento buscan un terreno más seguro. “Sin embargo, teniendo en cuenta el pequeño tamaño de la ciudad más cercana de Mitilene, la policía local les ha bloqueado el paso con el objetivo de controlar a los solicitantes de asilo y sofocar cualquier temor de la población local ante la posible propagación de la COVID-19”, denuncia la entidad.

El campamento de Moria se aisló la semana pasada después de que una persona diera positivo en el área conocida como Mandala. De los 2.000 residentes del campamento que fueron evaluados, se detectaron 35 casos positivos de coronavirus. Dado que los residentes huyeron para ponerse a salvo cuando tuvo lugar el incendio, las autoridades griegas están tratando ahora de localizar a las personas que habían dado positivo por el virus.

A Cáritas le preocupa que las tensiones puedan aumentar en los próximos días, “especialmente si no se garantiza la seguridad de los antiguos residentes del campamento y la comunidad local”, y pide a las partes interesadas de la UE y a los Estados miembros “que encuentren rápidamente una solución humana y digna para las personas que se han quedado sin refugio”. Esa misma petición la hizo el papa Francisco cuando visitó el campo de Moria.

Print Friendly, PDF & Email