Revista Ecclesia » Cardenal Tagle: «Evangelizar hoy es más que llevar el Evangelio a tierras lejanas»
Tagle
Destacada Internacional Última hora

Cardenal Tagle: «Evangelizar hoy es más que llevar el Evangelio a tierras lejanas»

A unos meses de que comience el año jubilar de la editorial Publicaciones Claretianas, en 2022 cumple sus bodas de oro, el cardenal Luis A. Gokim Tagle recibe a su director, Fernando Prado, en las oficinas del Dicasterio en la Plaza de España en Roma.

El director de la editorial entrevistó hace unos años al cardenal Tagle con motivo de su venida a España en el Año de la Misericordia para la celebración de la Semana Nacional de Vida Consagrada. Aquella entrevista, centrada en la problemática más acuciante de quien entonces era solamente presidente de Caritas Internationalis quedó plasmada en el libro Exodo. ¿Por qué acoger a los refugiados?(2015).

La editorial claretiana ha publicado otras obras del cardenal Tagle; entre ellas, su propia biografía, que apareció en España bajo el título He aprendido de los pobres. Mi vida, mi esperanza (2016).

La Iglesia existe para evangelizar

El la actualidad, el cardenal Tagle, además de seguir siendo presidente de Caritas Internationalis, es el actual Prefecto del Dicasterio para la Evangelización de los pueblos y miembro consejero de otros importantes dicasterios vaticanos. El cardenal insiste en la idea ya extendida de que hoy la evangelización se comprende más allá de lo que es la tradicional missio ad gentes: “La evangelización, como decía Pablo VI, es la naturaleza más profunda de la Iglesia”.

“La Iglesia existe para evangelizar, y esto es más que llevar el Evangelio a tierras lejanas o a las gentes que nunca han oído hablar de Jesucristo”, insiste Tagle.

La evangelización es “un anuncio que quiere llegar a todos y en todas partes. Hoy es muy importante caer en la cuenta de que esta evangelización ha de realizarse también en lo que se comprendían como sociedades de antigua cristiandad”.

Propuestas claras, aunque sencillas

“Conocí hace poco a un sacerdote aquí en Italia que me comentó con tristeza cómo le habían presentado al obispo a unos adolescentes para recibir el sacramento de la confirmación. Para sorpresa del obispo y vergüenza del sacerdote, de entre los jóvenes apenas alguno sabía rezar el Padrenuestro y las oraciones básicas”. “Sorprendentemente —insiste monseñor Tagle—, esto está sucediendo aquí, en Italia, en la vieja Europa, lugar que se supone ya fue evangelizado. Pero, como se puede ver, no hay que dar nada por cierto”.

“Casos como este que te he descrito nos hacen ver que es más necesario que nunca volver a anunciar el Evangelio a estos jóvenes y a tantas familias que, o bien nunca estuvieron cercanas a la fe o en algún momento desconectaron”. “Hemos de hacerlo —iniste— de una manera nueva, con medios nuevos, dialogando, desde el aprecio y la sensibilidad del momento que vivimos, pero con propuestas claras, aunque sencillas”.

«No dejéis de impulsar y difundir estos útiles desplegables»

En este sentido, el cardenal agradece y considera la buena dirección del proyecto Intergentes de la editorial Publicaciones Claretianas. Refiriéndose al mismo, remarca que “proyectos como este son más necesarios que nunca. Me gusta mucho la idea de poder ofrecer en textos básicos y sencillos las verdades de siempre, de manera concentrada, con un estilo propositivo y queriendo llegar a todos”. “No dejéis de impulsar y difundir estos útiles desplegables. Los párrocos y muchos otros evangelizadores agradecen este tipo de materiales e iniciativas”.

El proyecto Intergentes fue lanzado por Publicaciones Claretianas en noviembre de 2019, meses antes del inicio de la pandemia. Tras el “parón que esta ha supuesto para las parroquias y centros de culto” —afirma el Fernando Prado—, la editorial está ya “relanzado los desplegables con una campaña de cara al Adviento y la Navidad, que, por cierto, están ya a la vuelta de la esquina”.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa