Internacional

Cardenal Parolin: en Irak toqué la fe de una iglesia mártir

Cardenal Parolin: en Irak toqué la fe de una iglesia mártir

Entrevista al Secretario de Estado Vaticano a su regreso de su visita a Irak, donde celebró la Navidad con las comunidades cristianas. El Cardenal se detiene también sobre el encuentro de febrero en el Vaticano sobre la protección de los menores.

Alessandro Gisotti – Ciudad del Vaticano, Vatican News 29-12-2018

Una visita significativa a una Iglesia que, en medio del sufrimiento y de las tribulaciones, testimonia la alegría y la belleza del Evangelio. A su regreso al Vaticano, el Cardenal Pietro Parolin cuenta con emoción su viaje a Irak. El Secretario de Estado comparte la esperanza de los fieles iraquíes de recibir la visita del Papa Francisco y subraya la importancia de la colaboración entre cristianos y musulmanes para un futuro pacífico en el país.

Cardenal Pietro Parolin, las imágenes que pudimos recibir de su visita a Irak nos dieron una gran emoción. ¿Qué significó para Ud. celebrar la Navidad con la Iglesia de los mártires iraquíes?

R. – Diría que la palabra que ha utilizado – emoción- es la correcta: una gran emoción, una gran emoción, este encuentro con las comunidades cristianas de Irak, y una gran alegría por mi parte, ciertamente, y creo que también me he dado cuenta de su parte. Me sentí muy feliz de poder llevarles la cercanía del Papa, su afecto, su bendición, la atención con la que siempre ha seguido sus acontecimientos. Creo que el viaje fue bien porque fue colocado en esta época especial de la Navidad, en la que hay un ambiente de celebración y alegría. Por supuesto, fue una oportunidad para compartir los sufrimientos de los últimos años y también las incertidumbres del presente, pero al mismo tiempo, también las esperanzas para el futuro. Sin embargo, realmente lo llamaría un momento de gracia por el cual estoy inmensamente agradecido al Señor.

¿Cómo encontró a esta comunidad que – como dijo – vive alegremente su fe en medio de tantas tribulaciones? ¿Qué testimonio, en su opinión, da una comunidad como ésta a los demás cristianos del mundo?

R. – En los discursos que he pronunciado, especialmente en las homilías, he insistido mucho en este punto: «Tú eres un testigo para la Iglesia universal. La Iglesia universal les está agradecida por lo que habéis experimentado, por cómo lo habéis vivido y debéis tomar ejemplo de vosotros, de esta capacidad de soportar sufrimientos, sufrimientos, aflicciones por el nombre de Jesús». Diría que este es un ejemplo que proponen a toda la Iglesia que -como dice el Concilio- «vive entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios». Pero lo que más me impresionó fue el orgullo -en el buen sentido de la palabra- con el que estos hermanos y hermanas viven su fe: se sienten orgullosos de ser cristianos y de seguir siéndolo en medio de tantas dificultades, de tantas pruebas y de tantos sufrimientos.

Un viaje que también le ha dado muchas imágenes fuertes y conmovedoras. ¿Hay alguien que más que cualquier otro le ha impresionado, que quizás resuma esta visita?

R. – Las imágenes eran muchas, porque cada encuentro está presente, fijado en mi memoria. Ciertamente la destrucción de Mosul, que fue algo que me impactó profundamente – ver las iglesias, pero también las casas, los palacios, toda la parte de las ciudades que más sufrieron los acontecimientos de la guerra – otra cosa que me impresionó mucho fueron estas iglesias – tanto las caldeas como las siro-católicas – llenas de gente: llenas de hombres, mujeres, niños, jóvenes. Todos cantando y rezando. Te sentías arrastrado por la forma en que rezaban. Una última imagen que me parece especialmente adecuada para la situación en Irak es ésta: cuando estábamos en Mosul, era difícil caminar por la calle porque los escombros estaban en el centro. El gobernador de Mosul quería venir a saludar. En algún momento me tomó de la mano. Sentí que era un momento muy hermoso que debía ser un símbolo de lo que es la colaboración entre cristianos y musulmanes: tomarse de las manos y ayudarse mutuamente. En ese momento – llovía fuerte – un hermoso arco iris apareció en el cielo. ¡Qué simbolismo! También este, el símbolo de la paz, de la alianza. Estas son las principales imágenes, pero hay muchas más.

Su visita, obviamente, despertó la esperanza de una visita del Papa Francisco a Irak: ¿qué le dijeron las personas que conoció?

R. – La gente estaba muy contenta con esta presencia. También sintió la presencia del Papa en la presencia del Secretario de Estado, porque fui allí en nombre del Papa para acercar al Papa! Pero todos ellos, con una sola voz, esperan que pueda visitar Irak lo antes posible y consolarlos personalmente. Y a esta esperanza de los cristianos iraquíes me uno también: que las condiciones se creen naturalmente para que el Santo Padre pueda ir a Irak y compartir momentos de oración y encuentro con estos nuestros hermanos y hermanas. Sería sin duda un gran estímulo para ellos en las dificultades a las que todavía se enfrentan.

En su saludo navideño a la Curia, Francisco habló de dos grandes aflicciones: el martirio y luego el abuso. Sobre este último y delicado tema, ¿cuáles son sus esperanzas de cara a la reunión de febrero?

R. – Creo que la reunión de febrero será muy importante y que se está preparando con un gran compromiso. Espero que este encuentro convocado por el Papa, de todos los Presidentes de las Conferencias Episcopales, refuerce, o siga reforzando -porque ya ha habido el compromiso de la Iglesia en la lucha contra este fenómeno de abusos- la atención a favor de las víctimas y, sobre todo, la creación de condiciones de seguridad para los menores y las personas vulnerables. Me parece que es sobre todo en este punto donde se centrará la atención de los participantes: cómo crear un entorno seguro para los niños y las personas vulnerables. Por lo tanto, espero que caminemos por este camino y al mismo tiempo que haya un enfoque cada vez más común de toda la Iglesia frente a este fenómeno. Por supuesto, entonces, cada uno puede aplicar, también según la situación local en la que se encuentra viviendo, pero que la «política» es clara para todas las Iglesias. También debe ser un enfoque que tenga en cuenta todos los aspectos del fenómeno, que son múltiples e interconectados entre sí, y luego proceder con un enfoque que se inspire en criterios evangélicos hacia todas las personas.

Finalmente, el Cardenal Parolin, 2019 ya está lleno de compromisos para el Santo Padre: muchos viajes, muchos eventos importantes. ¿Qué deseo le haría a él como su colaborador más cercano?

R. – Yo diría, y lo hago realmente a finales de año, pero también a principios de 2019, que el Señor apoye al Santo Padre en su entrega continua a la Iglesia y a las comunidades cristianas que se encuentran en situaciones de dificultad y marginación. Y para que esta esperanza y este amor se sigan encendiendo en el corazón de los hombres, por los cuales tantos lo aman y lo sienten particularmente cercano; tantos ven en él una verdadera esperanza de un mundo más solidario, de un mundo más pacífico, de un mundo hecho a medida para el hombre y para la fraternidad. Ante los muchos desafíos de hoy, este es mi deseo para el Santo Padre para el nuevo año.

29 diciembre 2018

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email