Revista Ecclesia » Cardenal Omella: Santa Teresa fue «una mujer de Dios adelantada a su tiempo»
Destacada Iglesia en España Última hora

Cardenal Omella: Santa Teresa fue «una mujer de Dios adelantada a su tiempo»

Santa Teresa, «una mujer de Dios adelantada a su tiempo». Con estas palabras ha definido el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona y presidente de la CEE a la Santa Ávila, fiesta que conmemoramos este 15 de octubre.

Precisamente, la época de cambios que vivimos hoy, «tienen bastantes similitudes con los del siglo XVI en que vivió Santa Teresa». Con estas palabras a través de un vídeo mensaje, el Papa Francisco sorprendió a los participantes del Congreso Internacional que conmemora los 50 años de la proclamación de Santa Teresa de Jesús como Doctora de la Iglesia, que se ha celebró el año pasado en Ávila.

«Teresa es excepcional porque es santa»

El Pontífice destacó la santidad de Teresa de Jesús, a la que también estamos llamados todos los cristianos desde nuestro Bautismo. Un camino hacia la santidad que permitiría favorecer el cambio hacia «un estilo de vida más humano».

Y eso es algo necesario en un momento como el actual, en el que «no estamos viviendo simplemente una época de cambios, sino un cambio de época», recordó el Papa, quien además ha comparado las similitudes de nuestros días con los que vivió la Santa en el siglo XVI. «Como entonces, también ahora los cristianos estamos llamados a que, a través de nosotros, la fuerza del Espíritu Santo siga renovando la faz de la tierra, en la certeza de que, en el último término, son los santos quienes permiten que el mundo avance».

«Los santos nos estimulan»

 En este momento crucial de nuestro tiempo, necesitamos hombres y mujeres santos, que aspiren a esa santidad, que no es sólo para algunos «especialistas de lo divino», sino que es la vocación de todos los creyentes. «Los santos nos estimulan y nos motivan, pero no están para que tratemos literalmente de copiarlos. La santidad no se copia. Cada uno de nosotros tiene su propio camino de santidad, de encuentro con el Señor», expresó el Papa.

De la misma forma, inisitió en cómo, por medio de la oración, Santa Teresa se convirtió en esa mujer excepcional que hoy todos admiramos. «Una mujer creativa e innovadora». Desde la oración «descubrió el ideal de fraternidad que quiso hacer realidad en los conventos fundados por ella». Por eso, ha criticado el Pontífice las «peleítas» que ve en algunos conventos entre las religiosas.

«Amigos fuertes de Dios»

Francisco dedicó un apartado en su vídeo a la esperanza en medio de la dificultad. Una esperanza a la que accedemos por medio de la oración, que se hace ahora más necesaria que nunca. «Vivimos nosotros, como la doctora de la Iglesia, «tiempos recios», tiempos nada fáciles que necesitan amigos fuertes de Dios», nos recuerda el Papa. En este contexto, «la gran tentación es ceder a la desilusión, a la resignación, al funesto e infundado presagio de que todo va a salir mal. Ese pesimismo infecundo. Ese pesimismo de personas incapaces de dar vida. Algunas personas, asustadas por estos pensamientos, tienden a encerrarse, a refugiarse en pequeñas cosas».

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa