Iglesia en España Última hora

Cardenal Omella: «No busquemos culpables, trabajemos unidos contra el mal»

El cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, ha mostrado su preocupación y la de todos los obispos «por la situación socioeconómica y sociorreligiosa que hay en estos momentos». Los obispos, ha dicho, «sufrimos con el sufrimiento de la gente». De esta forma se ha expresado el purpurado en una entrevista concedida al diario El Mundo donde también ha manifestado, que en medio de esta situación, los obispos sabemos descubrir los brotes verdes, los signos de esperanza».

Respecto a la búsqueda de soluciones frente a la crisis generada por el COVID-19, el cardenal ha pedido «no buscar culpables» pero sí trabajar «y luchar contra el mal, y al mal se le vence unidos, todos juntos en torno a los valores que nos construyen como sociedad democrática, libre, justa, solidaria y fraterna».

En el diálogo con la periodista Irene Hdez. Velasco, ha comentado que en verano suele ir a Cretas, «su pueblo», donde pasa unos días en familia. «Allí hago de cura de pueblo. El cura de Cretas lleva cuatro pueblos y en agosto coincide que son las fiestas de todos ellos, y todos quieren la misa a la misma hora para hacer después el vermú. Yo le digo al cura que no se preocupe, que yo le llevo dos pueblos y así todos tienen una misa a una buena hora». Además el arzobispo de Barcelona suele retirarse en un monasterio 15 días, «en silencio absoluto» donde se dedica «a orar, a descansar, a pasear. Me hace mucho bien. Y algún verano he ido a ver a los misioneros en las diócesis en África, un lugar que me encanta».

También ha hablado de los sacerdotes, cuya principal característica, ha destacado, «debe ser la coherencia, que lo que diga lo viva». De esta forma ha puesto como ejemplo al Papa Francisco. «Ser coherente no siempre es fácil», ha confesado, pero «yo trato de vivir unido a Jesucristo y mostrar al mundo el verdadero rostro de Dios, trato de servir al bien común de la sociedad siguiendo la propuesta del Evangelio. A veces es complicado, pero lo intento. Y cuando me equivoco pido perdón».

Preguntado por el dolor que ha provocado esta pandemia, Omella ha respondido que «en esos momentos de oscuridad, cuando no sentimos a Dios cerca, pueden emerger dudas, puede surgir la pregunta sobre qué es lo que hay realmente después de la muerte. Pero creo que eso es lo bonito: Es una llamada a fiarnos, a fiarnos de Dios y de su Palabra».

¿Dónde está Dios en esos casos?, ha indagado la periodista. «Dios está en la cruz contigo, sufriendo contigo, llorando contigo, caminando contigo. Pero Dios también está acogiendo al difunto con misericordia», ha respondido el cardenal.

Print Friendly, PDF & Email