Revista Ecclesia » Cardenal Omella: «Los pobres son los destinatarios privilegiados de la Sagrada Escritura»
Cardenal Omella: «Los pobres son los destinatarios privilegiados de la Sagrada Escritura »
Destacada Iglesia en España Última hora

Cardenal Omella: «Los pobres son los destinatarios privilegiados de la Sagrada Escritura»

En la carta dominical de hoy, el cardenal Juan José Omella, ha querido incidir en uno de los objetivos primordiales del plan pastoral diocesano de la Iglesia catalana para este año litúrgico: los pobres, los últimos, los olvidados.

«Estamos viviendo un tiempo de prueba que nos invita a reflexionar sobre lo que es realmente importante en nuestra vida cristiana. En estos tiempos difíciles, Dios nos pide que sirvamos con valentía y generosidad a todos nuestros hermanos y, especialmente, a los más vulnerables».

En el documento, facilitado por la archidiócesis de Barcelona, Omella ha recordado el pasado retiro para preparar el Adviento del pasado mes de noviembre, donde Josep Matias, delegado de Cáritas diocesana de Barcelona, contó de primera mano algunos testimonios en un clima de silencio y adoración. «Nos ayudaron a reflexionar sobre cómo podemos llegar a ser una Iglesia que, con la ayuda de Dios, se ponga al servicio de los que más nos necesitan», dice el prelado de la Iglesia barcelonesa.

«Los pobres —continúa Omella— son los destinatarios privilegiados del mensaje de la Sagrada Escritura. El libro del Génesis (¿Dónde está tu hermano? – Gen 4,9) explica que tenemos un origen común. Somos miembros de la misma familia. En una familia, los que son más débiles reciben más atención. Dios quiere que todos los seres humanos nos amemos como hermanos».

Que la persona más frágil y desorientada sepa, a través nuestro, que hay Alguien que le busca y que le ama.

Junto a los más necesitados en este tiempo de pandemia

Según datos de Oxfam Intermón, desde el inicio de la pandemia, la pobreza severa en España ha aumentado en casi 800.000 personas a causa de la covid-19 y ya ha alcanzado un total de 5,1 millones.

Omella cita al apóstol san Pablo, quien en su carta a los Corintios,  entendió la humanidad como un todo y la comparó con un cuerpo humano del cual todos formamos parte. «Los miembros que parecen más débiles son necesarios. […] Si un miembro sufre, todos los demás sufren con él» (1Co 12,22.26).

A continuación ha recurrido al Evangelio, donde es común ver la entrega de Jesús hacia los que padecían la exclusión y la marginación. Se conmovía profundamente cuando alguien sufría. Por ello, somos fieles a Cristo cuando le servimos a través de los más necesitados.

Que se sepa que «hay Alguien que le busca y le ama»

Por último, Omella ha hecho un llamado a que le «pidamos a Dios que sus palabras vayan de la mente al corazón y del corazón a nuestras manos. Que la persona más frágil y desorientada sepa, a través nuestro, que hay Alguien que le busca y que le ama». Del mismo modo, que seamos conscientes de todos esos millones de personas que están sufriendo las consecuencias de la pandemia y que pongamos en juego nuestra oración y nuestros recursos, para con una mirada compasiva, tender generosamente la mano al otro.

«Ellos nos necesitan más que nunca».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa