Cartas de los obispos Última hora

Cardenal Omella: «Las escuelas católicas ahorran 3.500 millones al Estado»

El arzobispo de Barcelona y presidente de la CEE, el cardenal Juan José Omella, resalta que la acción educativa de la Iglesia «ha colaborado con las arcas del Estado y ha generado un ahorro de más de 3.500 millones de euros a la administración pública». En su carta dominical de hoy, titulada «Un encargo precioso», el cardenal desmenuza la labor de la Iglesia en España y remite «a los números» de las finanzas de la institución que ha hecho públicos en la web de la CEE, «un hecho que viene siendo habitual desde hace ocho años».

«Es un ejercicio de transparencia ante todas las personas que colaboran en el desarrollo de la misión de la Iglesia y ante todos los ciudadanos de nuestro país», señala el cardenal, que opina que «es bueno saber y mostrar lo que uno hace con los recursos que recibe».

«Es necesario y saludable rendir cuentas de la labor realizada»

Según Omella, «es necesario y saludable rendir cuentas de la labor realizada en cada ejercicio. Nos ayuda a todos». El arzobispo de Barcelona anima a acceder al resumen del informe elaborado por la consultora PriceWatgerhouseCoopers (PWC) en el que se relata la labor de la Iglesia, que, según Omella, tiene «un encargo precioso».

«Ya sabemos que somos imperfectos, que fácilmente tropezamos con la misma piedra, que no siempre somos coherentes con el testimonio que hemos recibido de Jesucristo, pero, a pesar de ello, no perdemos la esperanza ni las ganas de seguir siendo frágiles instrumentos de Dios al servicio de la humanidad», escribe Omella.

Según el purpurado, «los católicos estamos llamados a ser transmisores de esperanza y generadores de cohesión social en el mundo y, de manera particular, en nuestro país, afligido por los efectos de una pandemia que está provocando una profunda crisis social y económica».

La labor socio-asistencial

En este sentido, resalta «la gran labor social a pie de calle» que hace la Iglesia y subraya que en la última década los centros socio-asistenciales gestionados por la Iglesia han aumentado un 71%, mientras que la institución atiende a 4,1 millones de personas en domicilios y hospitales. «De modo que prácticamente un 10% de la población española recibió algún tipo de servicio de la Iglesia», subraya Omella.

El cardenal hace mención especial a «la educación impartida en instituciones de la Iglesia, por citar otro ejemplo, tiene un peso importante en la sociedad. Uno de cada cuatro alumnos va a un colegio concertado católico. Nuestra acción educativa ha colaborado con las arcas del Estado y ha generado un ahorro de más de 3.500 millones de euros a la administración pública».

«Este es el gran reto que tenemos ante la crisis económica y social que se nos avecina: trabajar de manera coordinada, sumando recursos y evitando duplicidades entre la administración, el sector privado y las instituciones sociales y religiosas, entre las que se encuentra la Iglesia», argumenta el presidente de la CEE.

Omella concluye rogando que «la meta del trabajo conjunto por el bien común sea eficaz y eficiente», en alusión a la colaboración de la Iglesia con la administración pública.

Lee aquí la carta completa

Print Friendly, PDF & Email