Revista Ecclesia » Cardenal Omella: «La vida consagrada tiene un rol preeminente como escuela y modelo de fraternidad»
Iglesia en España Noticias Última hora

Cardenal Omella: «La vida consagrada tiene un rol preeminente como escuela y modelo de fraternidad»

Como cada año, el día 2 de febrero la Iglesia celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. En esta ocasión lo hace con el lema: «La vida consagrada: parábola de fraternidad en un mundo herido».

El Cardenal y arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, se ha dirigido a su feligresía con un mensaje claro de fraternidad para todos los bautizados y  de forma particular los consagrados.

De hecho, desde hace un tiempo el plan pastoral de la archidiócesis de Barcelona recoge como uno de sus ejes principales el vivir la fraternidad.

«En esta propuesta de Iglesia en salida, la vida consagrada tiene un rol preeminente como escuela y modelo de fraternidad. Las comunidades de vida consagrada nos muestran cómo el Espíritu Santo puede hacer posible la comunión y la fraternidad entre personas diferentes».

Después de casi un año con la covid-19 entre nosotros, dejando tras de sí a miles de personas y perjudicando gravemente a todas las instituciones, la Iglesia ha seguido creciendo, tal y como dice el cardenal Omella, «en la colaboración, en el entendimiento y en el diálogo».

En esta misiva dominical, Omella no ha querido olvidarse de todos los hermanos y hermanas de la vida consagrada que están trabajando en el ámbito sanitario y en las residencias de ancianos; así como de todos los religiosos que «dedican muchas horas de oración y de servicio pastoral a acompañar a personas en el encuentro con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Vosotros hacéis del hospital, la cárcel, la escuela, la residencia de ancianos, la universidad, el monasterio… el templo donde presentar a tantas personas a Dios, y las ayudáis a descubrir su condición de hijos e hijas de Dios».

Por último, el cardenal Omella se ha querido referir a la vida religiosa como «un largo proceso de purificación del corazón, según el espíritu de las bienaventuranzas, y una sincera ofrenda a Dios en el servicio atento a los hermanos que sufren y que se encuentran desamparados».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa