Revista Ecclesia » Cardenal Omella en el Día contra la Esclavitud Infantil: «¿Hasta cuándo lo vamos a permitir?»
Iglesia en España Última hora

Cardenal Omella en el Día contra la Esclavitud Infantil: «¿Hasta cuándo lo vamos a permitir?»

Hoy, 16 de abril, conmemoramos el Día Internacional contra la Esclavitud Infantil, una realidad que aún afecta a millones de niños en todo el mundo. «¿Hasta cuándo lo vamos a permitir?», se ha preguntado el cardenal Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española, a través de Twitter. «Son niñas y niños que trabajan, incluso en condiciones inhumanas. Niños y niñas soldado. Niñas y niños víctimas de tráfico sexual. La esclavitud infantil es un crimen contra la humanidad», ha denunciado el purpurado.

De la misma manera se ha expresado el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, que ha recordado que, «cada ser humano, es creado a imagen y semejanza de Dios». El cardenal ha insistido en que «no se puede pisotear la dignidad de nadie ni tratar a otros como objetos en vez de como fines. Los niños deben crecer rodeados de amor, jugar, aprender…».

«Una lacra a erradicar»

Desde Manos Unidas han explicado que llevan luchando, desde sus orígenes, contra la explotación infantil, el trabajo infantil y la esclavitud infantil sensibilizando a la población española, participando en campañas e iniciativas, y apoyando proyectos de desarrollo en los tres continentes. «La esclavitud infantil es una lacra que tenemos que erradicar. Tráfico de menores, explotación infantil, trabajo infantil… son violaciones de los derechos de la infancia que no podemos tolerar».

También desde Cáritas han explicado su lucha por la dignidad de la infancia en situación precaria, «una de las prioridades de la acción de lucha contra la pobreza que Cáritas desarrolla tanto dentro como fuera de España».

El 16 de abril se conmemora el Día Mundial en Contra de la Esclavitud Infantil, en recuerda el asesinato del niño pakistaní Iqbal Masih, quien se convirtió en uno de los principales activistas en contra de la explotación laboral infantil, luego de escapar de la fábrica donde trabajó en régimen de semi-escalvitud hasta los diez años de edad.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se define como «Trabajo Infantil» a toda actividad que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico. Aunque cabe mencionar que si el trabajo no perjudica al niño y lo impulsa a un desarrollo integral y cultural, no se considera como delito.

Según el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), en América Latina, 5,7 millones de niñas y niños trabajan sin haber cumplido la edad mínima de admisión al empleo o realizan trabajos que deben ser prohibidos, actividades que implican un alto riesgo para los menores como la minería, los basureros, el trabajo doméstico, la cohetería, la pesca y trabajo doméstico.

El Papa Francisco se ha pronunciado muchas veces, calificando como una forma de explotación moderna al trabajo infantil y menciona que «Todos los niños tienen que poder jugar, estudiar, rezar y crecer en su propia familia, en un ambiente armonioso, de amor y de serenidad. Es su derecho y nuestro deber», e invitó a toda la comunidad a luchar en contra de esta «auténtica plaga».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa