Cardenal Juan Luis Cipriani (Perú): “El rol más importante que tienen los padres es educar a sus hijos”
Internacional

Cardenal Juan Luis Cipriani (Perú): “El rol más importante que tienen los padres es educar a sus hijos”

MISA EN LA CATEDRA DE LIMAL A CARGO DEL CARDENAL, JUAN LUIS CIPRIANI

Cardenal Juan Luis Cipriani (Perú): “El rol más importante que tienen los padres es educar a sus hijos”

El Cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima y primado Perú, comentó en su programa Diálogo de Fe el inicio oficial de las clases escolares en todos los colegios del país. El ahora también presidente de la Comisión de Educación, Cultura y Bienes Culturales de la Conferencia Episcopal Peruana, llamó a la reflexión a los padres de familia en su responsabilidad natural de educar a sus hijos

“Al empezar el año escolar, es una buena idea el que haya un diálogo serio que termine en algunas normas laborales. Yo prefiero que baje un poco la producción, si es que es verdad, pero que los hijos reciban un mayor cuidado de sus padres. Eso se logra con un poco más de orden y disciplina”.

Luego, mencionó que los profesores son la continuidad del padre de familia en la escuela.

“El profesor no es solo un tipo que transmite física, matemática, biología, sociología. No. Ocupan la autoridad moral que tiene un papá. En el aula tienen que enseñar no solamente sus conocimientos; tienen que enseñar respeto, tolerancia, diálogo, orden, limpieza, puntualidad; tiene que generar un modo para educar a esos chicos. Son temas muy sugerentes y muy actuales”.

– El diálogo requiere la verdad

Siguió hablando con respecto a la importancia de destacar a la persona, en lugar del individuo, ya que el segundo es solo un consumidor o productor, no siente nada.

“La persona ama, perdona, llora, se cansa, es generosa, es triste; la persona se relaciona. El individuo es simplemente cuánto hay, para comprar o para producir. Evidentemente cuando uno pone a la sociedad en esas islas que es cada individuo entonces predomina simplemente el egoísmo”.

En otro momento, se refirió a la parábola del fariseo y el publicano. “Pienso que esta parábola que Jesús expone es de todos los días, no es de ayer”, expresó el Arzobispo de Lima.

Señaló que en el mundo de hoy el publicano y el fariseo no dialogan, porque uno se siente dueño de la verdad, lo que se llama pensamiento único.

“¿Todavía podemos dialogar en este país? ¿O el diálogo está viciado porque yo voy ya con trampa? El diálogo requiere la verdad. Los grandes protagonistas del diálogo son la verdad, el bien del país, la justicia, la honradez. Estos son los elementos que están encima de la mesa de un diálogo. Y después también hay que poner una cosa, si uno quiere dialogar no seamos permanentemente críticos de destruirnos unos a otros”.

– Retomemos ese camino de no organizar crisis

Dijo también que a diario uno ve en los medios de comunicación esa agudeza de destruir unos a otros, lo cual hace muy difícil establecer un diálogo. Por tal motivo, exhortó a poner al Perú primero.

“Tiene que haber un diálogo. Nos une el Perú. Yo recuerdo esta frase: Unidos por la Esperanza. Esa multitud de gente que salía a las calles, no salía por A, B o C; salía por el Perú, salía por su fe, salía alegre. Tenemos que retomar ese camino de no organizar esas crisis, pero tenemos que bajar un poco el tono. Gran parte del país, si se le pregunta, no está en estos temas que hoy día le preocupa a un grupo de políticos. La gente está preocupada con sus hijos, con su familia, con la educación; está preocupada para que el país vuelva a ser un sitio agradable donde puedas vivir y donde puedas ir a rezar a la Iglesia y pedirle a Dios que te ayude”.

“Estamos en una coyuntura muy difícil y muy peligrosa, pero el Perú no es mío ni tuyo ni de un presidente ni de una cámara. El Perú es un conjunto de valores y de hechos históricos que se han forjado a lo largo de los siglos, que estamos cerca del bicentenario y no podemos hacer de nuestra patria un gallinero donde todos se pelean contra todos. Ahí hay una campana que tiene que sonar y no por parte de violencia. Vale la pena pedirle a Dios: No dejes que esos pensamientos negativos invadan mi alma. Ayúdame a verle un sentido positivo y de esperanza”.

Finalmente, animó que ahora al iniciar este nuevo año escolar es importante reforzar la familia y que enseñemos a los chicos a ser mejores personas.

“Ahora que empieza el año y que empiezan los estudios, veamos cómo podemos reforzar a la familia y no estar discutiendo estos temas que no quiero ni mencionarlos por ahora. En lugar de estar enseñándoles a ser mejores personas, empezamos a discutir sobre los géneros y no géneros. Les agradezco a todos, siempre están en mi oración. Por eso los bendigo, los recuerdo y les pido también sus oraciones”.

Fuente: Arzobispado de Lima

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email