Internacional Santa Sede

Cardenal Filoni: “Para el regreso de los cristianos de Nínive y Mosul se necesitan garantías de derechos”

Cardenal Filoni: “Para el regreso de los cristianos de Nínive y Mosul se necesitan garantías de derechos”

Cinco años después de la huida de los cristianos de la llanura de Nínive y de Mosul, la Iglesia iraquí se ocupa de la reconstrucción de las aldeas destruidas por el Estado Islámico y las condiciones para garantizar la seguridad, los derechos y el bienestar de las comunidades cristianas.

Por Marco Guerra – Ciudad del Vaticano

https://www.vaticannews.va/es/iglesia/news/2019-08/irak-cardenal-filoni-entrevista-cristianos-huida-regreso-derecho.html

Hoy se cumple el quinto aniversario de la expulsión de las comunidades cristianas de la llanura de Nínive en Irak. Las milicias del autodenominado Estado Islámico obligaron a más de 120,000 cristianos a abandonar sus hogares. El lento regreso comenzó en el otoño de 2017, después de la derrota del Califato, y actualmente más del 46% de las familias de esta región han regresado a sus hogares, mientras continúan los proyectos de reconstrucción de los pueblos, llevada a cabo por la Fundación de derecho pontificio Ayuda a la Iglesia Necesitada y financiada por gobiernos occidentales y donantes internacionales.

Mosul todavía lejos de reconstrucción

La situación en Mosul es más complicada, donde solo unas pocas docenas de cristianos han regresado del total de 15,000 que habían abandonado la segunda ciudad iraquí. En Mosul, «el trabajo de reconstrucción aún no ha comenzado porque hoy todavía falta un gobierno local estable.

Y las ONG internacionales, las mismas asociaciones vinculadas a la Iglesia, no pueden iniciar proyectos debido a la falta de seguridad y fondos cada vez más pequeños», ha declarado el padre Samir Youssef, párroco de la diócesis de Amadiya a AsiaNews, quien en los últimos años ha tratado a miles de Cristianos, musulmanes y yazidíes que huyeron en el verano de 2014 de Mosul y la llanura de Nínive.

Cardenal Filoni: Garantizar plenos derechos civiles para los cristianos

Entrevistado por Vatican News, el cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, quien fue nuncio en Irak y Jordania de 2001 a 2006. Filoni enfatiza la necesidad de ofrecer mayores garantías legislativas nacionales e internacionales a las minorías religiosas que tienen «el derecho» a seguir viviendo en Iraq:

– Me parece que en este momento Iraq está tratando, en primer lugar, de llegar a un acuerdo político y luego también de naturaleza legislativa, sobre todo con respecto a la cuestión de la ley en sí como fuente de inspiración y fuente de derecho, y luego con respecto a las minorías. Creo que el actual patriarca caldeo está buscando una forma de garantizar todos los derechos, pero no es fácil dada la cultura y la mentalidad del lugar, pero es correcto este deseo de garantizar a todos los cristianos sus derechos fuera lo que se puede considerar tolerancia o concesión. En cambio, es correcto el derecho que tiene todo el mundo -minorías y mayorías, por supuesto- a vivir en su propio país y a que se garanticen sus libertades civiles, pero también religiosas.

-En su homilía del pasado 3 de agosto, usted dijo que veía fe y no odio en los ojos de los cristianos perseguidos en Irak. ¿Esta capacidad de reconstruir el tejido social de los cristianos puede ser la sal de esa tierra que permitirá la paz?

– La pacificación es la esperanza que todos tenemos. Es una pacificación que no se refiere sólo a la situación actual tras la conquista y luego la derrota al menos territorial del Estado Islámico, sino que es una cuestión que siempre ha preocupado a las relaciones entre cristianos, musulmanes y, en por tanto a las mayorías y minorías. Nuestros cristianos siempre han sido estimados, tanto cuando yo era nuncio, como en muchas otras ocasiones, como un elemento de moderación dentro de la sociedad iraquí, porque representan una alternativa que de otro modo sería una «copia de carbón» de una visión típicamente islámica. Los cristianos representan una alternativa que hay que tener en cuenta junto con todas las demás minorías. Esto no es un límite en la sociedad iraquí, al contrario, es una riqueza, porque lleva también a la defensa de los derechos de todos. Puedo decir que nuestros cristianos, aparte del hecho de que han sido duramente perseguidos de varias maneras y en varias ocasiones, siempre han tenido una actitud muy abierta hacia el perdón, la reconciliación y la buena convivencia. Son siglos que practican esta realidad y por eso nunca se me olvida cuando alguna vez los mismos musulmanes decían a los cristianos: «Vosotros sois nuestro elemento de moderación. No os vayáis». Pero, por desgracia, el éxodo ha sido y sigue siendo una realidad.

-Hoy se cumple el quinto aniversario de la expulsión de los cristianos de la llanura de Nínive por las tropas del llamado Estado islámico. ¿A qué punto está el regreso y la reconstrucción?

– El regreso es muy lento. Si no hay garantías legislativas, nacionales e internacionales, para su vida digna y libre, es difícil para los que se han marchado regresar. Las reconstrucciones están ligadas a los compromisos de muchas organizaciones cristianas, católicas e internacionales, pero se sabe que la reconstrucción implica muchos problemas. Reconstruir: ¿cómo? ¿De la misma manera? ¿Con nuevas formas? Se puede reconstruir una casa, un edificio, una plaza, pero ¿se puede reconstruir el tejido humano que vivía hasta hace unos años en esa zona? Este sigue siendo el gran problema, el gran reto. No podemos volver al pasado, pero ciertamente algo se puede recuperar porque en general nuestros cristianos estaban muy apegados a su tierra, pero mientras haya condiciones -como dije- civiles, internas e internacionales.

– Entonces, es un desafío para toda la comunidad internacional el declive demográfico de los cristianos en Oriente Medio…..

Sí, se trata de un declive vinculado en primer lugar al éxodo, luego a otros factores, pero antes que nada al éxodo. Nunca debemos olvidar o bajar nuestro nivel de atención. Son realidades ricas en historia cultural; muchos sólo se han dado cuenta de ello, desgraciadamente, después de haber perdido tantas cosas. Lo peor es olvidar. Me gustó mucho la historia del actual obispo caldeo de Mosul, el Padre Najib, quien dijo: «He guardado muchos libros preciosos; libros que no tienen valor comercial, pero que son de inmensa importancia desde el punto de vista histórico, cultural y religioso. Así que no he salvado libros: he salvado personas, he salvado una cultura, he salvado comunidades». Me gusta mucho porque significa que es allí donde tenemos que recrear la atmósfera de la vida de las personas y luego se deduce la de los aspectos sociales, civiles, arquitectónicos, culturales…

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.