Revista Ecclesia » Canción a la Asunción de María, inspirada en textos de los Papas
La-Asuncion
Rincón Litúrgico

Canción a la Asunción de María, inspirada en textos de los Papas

 Canción a la Asunción de María, inspirada en textos de los Papas

 Y cantable con música de E. V. Matéu «Hemos conocido el Amor»,

Un gran signo_arriba se mostró: / ¡la Mujer vestida de Dios-Sol! / De Dios Padre_y de Dios Hijo / y_el Espíritu de_Amor, / que, cual Trino-Dios, a ella / se da_en don.

O bien:

Oh Mujer vestida de Dios-Sol, / dame_en tu misterio penetrar: / Virgen, Madre,_Esclava_y Reina, / Mediadora_ante_el Señor, / haz que_en ti se nos revele / Cristo_Amor.

 

1.       Dícele_Isabel: «¡Oh Fiel! ¡Bendita tú!». / Gracias a su at vino_el Redentor. / Si_exultó cuando_iba_a darle_a él a luz; / más en su “nacer“, por él, a ver a Dios.

 

2.       Al resucitar, primicia Cristo es / de los que, por él, han de resucitar; / mas, como su Madre sin igual le fue, / él, anticipando, resucítala.

 

3.       Nos la muestra_el Salmo cuán radiante va / a la diestra del gran Rey Jesús Señor. / Tal como_a_ella_a todos se concederá, / con su_ayuda,_en su_Hijo, ver la faz de Dios.

 

4.       San Juan vio_a Maa ya_en gozo_eternal / y_en arcano_alumbramiento con dolor: / ¡Es su_amor y_empeño por nos engendrar / en perfecto_amor a Dios y_en su visión!

 

 

Cf Juan Pablo II, Homilía 15?8?1983.

Audiencia general 21-8-1991: «Su Asunción, el día de su Resurrección, de su Pascua, la Pascua Mariana»; Ángelus 1?1?1985: «¡Madre de Dios! Para gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo nosotros deseamos existir y obrar, vivir y morir, gozar y sufrir en tu Corazón materno»; Homilía en la solemnidad de Pentecostés 31?5?1998: «¡Veni, Sancte Spiritus! Oremos así con María, Santuario del Espíritu Santo, Morada preciosísima de Cristo entre nosotros, para que nos ayude a ser templos vivos del Espíritu y testigos incansables del Evangelio».

San Pío X, Carta Enc. Ad diem illum 2?2?1904 (BAC 128, Dm 496): «El apóstol san Juan vio a la Santísima Madre de Dios gozando ya de la eterna felicidad: “Vestida del sol, la luna a sus pies y coronada con doce estrellas” (Ap 12, 1). Y la vio también, sin embargo, en los dolores de un misterioso alumbramiento: “Estaba encinta y gritaba entre los espasmos del parto y el ansia de dar a luz” (Ap 12, 2). Ese alumbramiento es ciertamente el nuestro, que, retenidos aún en este destierro, necesitamos ser engendrados en el perfecto amor de Dios y en la eterna felicidad. Y el ansia de dar a luz manifiesta el empeño y el amor con que María, desde su trono celeste, vela sobre nosotros, procurando con perseverante intercesión llevar a plenitud el número de los elegidos».

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa