Internacional

Caminata Penitencial en Salvador de Bahìa (Brasil) con más de 200.000 personas

Caminata Penitencial en Salvador de Bahìa (Brasil) con más de 200.000 personas

La «Caminata Penitencial» en la Arquidiócesis de Salvador de Bahìa reunió cerca de 200 mil fieles en las calles soteropolitanas.

Ya por la mañana, hubo las celebraciones de Misas simultáneas: en la matriz de la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores – donde la Caminata fue realizada por primera vez hace 32 años -, presidida por el Arzobispo de Salvador y Primado del Brasil, Mons. Murilo Krieger; en frente a la Basílica Nuestra Señora de la Concepción de la Playa; y en la matriz de la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores.

Después de las celebraciones eucarísticas, los fieles que estaban en la Concepción de la Playa y en Lobato siguieron en caminata hasta el Largo de los Mares.

«Es una gracia de Dios. Cada año aumenta la participación del pueblo, mostrando que todo el mundo quiere unirse a Cristo en la caminata de él en dirección al Padre. Nosotros, entonces, somos un pueblo que camina, pero sabemos, tenemos una dirección: el Señor de Bonfim, que con brazos abiertos nos conduce al Padre. Él es victorioso, Él resucitó», afirmó el Arzobispo.

Así como en los años anteriores, dos cruces (cada una con seis metros de largo y tres metros de ancho) fueron cargadas por los fieles. La Imagen peregrina de Nuestra Señora Aparecida también estuvo presente en todo el recorrido.

Cuando los católicos, acompañados por el Primado de Brasil, pasaron delante de las Obras Sociales Hermana Dulce (OSID), el prelado se detuvo por algunos instantes a fin de bendecir y rezar con los pacientes y profesionales del área de salud que actúan en el lugar. «Ustedes no pudieron participar de la Caminata Penitencial, pero de corazón yo voy a bendecirlos», declaró Mons. Murilo.

Al son del himno del Señor de Bonfim, los fieles subieron a la Colina Sagrada. Ya en frente a la Basílica, Mons. Murilo acogió a todos al lado del obispo auxiliar Mons. Estevam dos Santos Silva Filho y del rector del Santuario del Señor de Bonfim, Padre Edson Menezes.

Más tarde, hubo la llegada de la berlinda que llevaba la imagen de Nuestra Señora Aparecida.

Después de realizado un momento de oración y acogida la Madre de Jesús, la Imagen fue cargada por Mons. Estevam, que a su vez la llevó hasta Mons. Murilo. (LMI)

Fuente: Gaudiumpress Foto: Arquidiócesis de San Salvador

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.