Iglesia en España Opinión

Caminando juntos hacia el Congreso Nacional de Laicos de 2020

Caminando juntos hacia el Congreso Nacional de Laicos de 2020

El seminario diocesano fue el lugar escogido para celebrar el pasado 12 de enero un encuentro de representantes de los distintos movimientos, asociaciones de laicos y de distintos grupos parroquiales de los arciprestazgos de la diócesis de Ávila. Se trataba de una propuesta de la Delegación Diocesana de Apostolado Seglar, con el fin de presentar el próximo Congreso Nacional de Laicos de 2020.

Fue un buen momento para que el obispo de Ávila, que quiso participar en dicho encuentro, conociera de primera mano la realidad laical de la diócesis, haciéndose presente durante toda la jornada.

Mons. Gil Tamayo les invitaba a ser, como dice el papa Francisco, evangelizadores con espíritu, de mirada grande a los hombres y a Dios. Animaba a salir a las realidades que hay en nuestros pueblos, escuchar la vida y los problemas, dejar a un lado la queja y el pesimismo y cultivar, cada uno desde su carisma, lo esencial del ser cristiano. Alentaba, en definitiva, en esta tarea de ser sal y luz, fermento y semilla en medio del mundo como algo que no es personal de cada uno sino de todo el Pueblo de Dios que formamos la Iglesia.

La Conferencia Episcopal española, apoyándose en los distintos carismas, iniciativas y propuestas de tantos laicos y laicas, ha tratado de llevar adelante esta misión evangelizadora, a través de un plan de trabajo diseñado para cinco años, que termina en 2020, titulado: ”Iglesia y misión al servicio de nuestro pueblo”. Este plan de pastoral de los obispos termina con la propuesta de un congreso nacional de laicos con un acento particular: “situar en el centro de la propuesta la vida y misión de los laicos, en el hoy de la iglesia y de la sociedad” con los siguientes objetivos: impulsar un dinamismo de escucha mutua, descubrir la Iglesia como casa y escuela de comunión, permanecer en salir al encuentro de todo ser humano, hacer visible la realidad de la iglesia que vive con alegría su fe y por último impulsar un dinamismo dentro de cada una de las diócesis, de los movimientos y de las comunidades, descubriendo la llamada de Dios como un encuentro personal con Cristo.

Finalmente, se nos invita, pues, a salir, ponernos en camino y, para preparar este congreso, ahondar en un tema importante unido a la misión: “la vocación de los fieles laicos a la santidad”, tratada por el Papa Francisco en la encíclica Gaudete et Exultate, sobre la que se trabajará con la ayuda del material elaborado por la Conferencia Episcopal. El trabajo realizado se recogerá en el Encuentro Diocesano en nuestra diócesis previo a Pentecostés, que será nuestra aportación para el documento de trabajo del Congreso nacional.

Desde la Delegación de Apostolado Seglar quieren animar a todos los laicos a realizar este camino que se nos propone con alegría  y entusiasmo. Siempre ha sido “la hora de los laicos”, pero en este momento es más necesario y urgente hacerlo más visible. Ello implica la participación y responsabilidad de cada uno de nosotros en la misión de la Iglesia.

Ávila, 15 de enero de 2019

Print Friendly, PDF & Email