Diócesis Iglesia en España

Cádiz: celebración de la Función del Voto por Nuestra Señora del Rosario

La Iglesia de Santo Domingo de la capital gaditana acogió, la mañana del 7 de octubre, la Solemne Función del Voto, presidida por el obispo de Cádiz y Ceuta, monseñor Rafael Zornoza Boy.  “La Virgen del Rosario sigue velando por sus hijos gaditanos para que no se apague en el mundo la luz de la esperanza”. La ciudad de Cádiz renovó un año más el voto con su Patrona y Alcaldesa Perpetua, la Virgen del Rosario.

El deán de la Catedral de Cádiz, Ricardo Jiménez, fue el encargado de renovar, un año más, el voto a la Patrona. El padre Ricardo centró su discurso en el egoísmo y la falta de fe que sufre la sociedad de hoy. “En nuestra moderna sociedad de hoy hemos preferido remplazar la caridad cristiana por la solidaridad humana, y la fe en Dios por la confianza en nosotros mismos. Hemos cometido el error de querer ser dioses sin contar con el único Dios. Hemos escogido el camino de colocarnos a nosotros en el centro de la vida, lo que nos ha llevado a que cada uno se convierta en el centro de su particular universo. Esto nos ha llevado a vivir separados y enfrentados unos con otros”.

El deán de la Catedral se acordó de las familias, “esclavas de la satisfacción inmediata de sus deseos”. De la misma manera, pidió por los necesitados, los ancianos, los enfermos, los que sufren pobreza y marginación, los inmigrantes, los presos, los jóvenes sin amor a los que los padres no le dedican tiempo, las personas que no tienen trabajo, las familias que se plantean abortar…

Por último, Jiménez Merlo pidió, especialmente, por los gobernantes y  políticos de Cádiz. “Nuestra Señora del Rosario, concédeles un corazón misericordioso, dispuesto a implicarse en la búsqueda del bien común y a gobernar con corazón, con amor a este pueblo, y a que busquen la justicia en todas sus decisiones”.

Por su parte, el obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Mons. Rafael Zornoza Boy, aseguró que la renovación del voto a la Patrona “no queremos que sea un hecho protocolario, donde se cumple con una tradición simplemente, sino que sea un auténtico acto de fe, donde manifestamos nuestra confianza en María, donde le encomendamos de corazón nuestra ciudad y nuestro pueblo”.

Monseñor Zornoza dedicó gran parte de su homilía a la celebración del Mes Misionero Extraordinario. “Una celebración que no pretende ser una jornada más, sino un verdadero revulsivo para la Iglesia, que tome en serio su vocación y su misión. Una Iglesia viva, en salida, que nos ponga a todos a evangelizar”.

El obispo de Cádiz y Ceuta se acordó también de los jóvenes, “quienes necesitan hoy más que nunca escuchar la llamada del Señor. La exhortación del Papa a los jóvenes, Christus vivit, nos recuerda a todos esta obra ineludible. Jesús vive y te quiere vivo”.

Tras la ceremonia llegó el momento de la ofrenda floral de la ciudad de Cádiz. A las 18.00 horas tendrá lugar la procesión de la Virgen del Rosario por las calles del casco antiguo de la ciudad.

Print Friendly, PDF & Email