Revista Ecclesia » Cada vida importa… cada vez más
Iglesia en España

Cada vida importa… cada vez más

Cada vida importa… cada vez más

Miles de personas acudieron el sábado 14 de marzo, en Madrid, a una nueva manifestación

Varios miles de personas acudieron el sábado 14 de marzo a una manifestación, en Madrid, en defensa de la vida (ecclesia, número 3.768, páginas 5 y 10). A las 12:00 del mediodía, de un mediodía frío pero muy soleado, arrancó la marcha en defensa de la vida, la mujer y la maternidad. En la cabecera, sujetaban la pancarta los presidentes y representantes de las principales asociaciones convocantes. Allí estaba el presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, que lanzaba su primer mensaje directo al presidente del Gobierno. «La última palabra sobre el aborto no la tiene Rajoy, la tiene la calle», decía Blanco. A su lado, la presidenta de la Confederación de Padres de Alumnos (COFAPA), Begoña Ladrón de Guevara, recriminaba al Gobierno «no haber defendido la vida como debían haber hecho».

Las alusiones a las sucesivas citas electorales que se van a vivir este años fueron constantes a lo largo de toda la marcha, y estuvieron en la boca de todos los miembros de las asociaciones convocantes a los que se les preguntaba. Todos respondían en el mismo sentido: «La gente que ha venido a esta manifestación no tiene ganas de votar a un partido que no defiende la vida», decía el vicepresidente del Foro Español de la Familia, Lorenzo Dionis, profundamente «decepcionado» con la decisión del Gobierno de retirar la reforma de la ley del aborto.

Asistentes, testimonios, mensajes

Entre los asistentes a la marcha pudo verse a la candidata del PP a la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre, que no quiso hacer declaraciones a los periodistas y fue muy bien recibida por los asistentes, y también al exalcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano. Tampoco faltaron al acto el exministro del PP, exeurodiputado y ahora presidente de la Fundación Valores y Sociedad, Jaime Mayor Oreja; ni miembros de Vox, ataviados con llamativas camisetas verdes. A todos ellos, Benigno Blanco les lanzó un mensaje. «A los políticos que vengan», dijo, «solo les pido que después sean coherentes con lo que defendemos aquí».

Sobre las 12:30 horas, la cabecera de la manifestación llegaba a la Puerta de Alcalá, donde el acto empezaba con el emotivo testimonio en una pantalla gigante de Dalila, una madre que abortó para no perder su trabajo ni a su pareja, y cuando regresó de la clínica, se encontró con que nadie la esperaba ya. «Tu pareja puede irse, pero tu hijo será tu hijo toda tu vida», decía Dalila, ahora en directo sobre el escenario y con su hija Ariadna en brazos. «Mujer se valiente porque Dios proveerá», era el mensaje con el terminaba su testimonio.

Alicia Latorre, presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida y madre de siete hijos, fue quien tomó el relevo de Dalila y leyó un discurso en el que pidió el fin del «holocausto silencioso y consentido» que considera es el aborto. Latorre advirtió que las asociaciones provida no van a dejar «que se disfrace de progreso y libertad la muerte violenta de un ser humano en el vientre de su madre». «Que nada te impida que tu corazón de madre luche como una leona por él, ni nada te prive de la alegría de la maternidad… que a veces es lo único hermoso en el mundo hostil que te rodea», afirmó Latorre, antes de despedirse de todos dando las gracias y subrayando que «nuestras manifestaciones son alegres porque nos negamos a perder la esperanza (…). El éxito de esta manifestación no se mide por el número de asistentes, que somos muchísimos, el éxito es el propio mensaje. Solo con que una madre que dudaba haya dejado nacer a su hijo, ya ha sido un éxito».

La música del colombiano Héctor Tobo y del flamenco Tito Losada, y los testimonios fueron sucediéndose durante las casi dos horas que duró el acto en la Puerta de Alcalá.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas