Cumbre Vaticana contra la pederastia Especiales Ecclesia

Briefing cumbre protección menores: afrontar y resolver juntos el problema, 22 de febrero de 2019

Briefing cumbre protección menores: afrontar y resolver juntos el problema, 22 de febrero de 2019

“Como decía el Papa: “es necesario crecer juntos en la conciencia, la claridad, la naturaleza de los problemas y la manera de afrontarlos», es algo que hay que seguir construyendo”. Intervención del Padre Federico Lombardi moderador del Encuentro sobre la Protección de los Menores en la Iglesia

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano, Vatican News, 22 de febrero de 2019
2019.02.22 briefing Augustinianum, encuentro protección menores

En el segundo Briefing, este viernes 22 de febrero, en el encuentro sobre la Protección de los Menores en la Iglesia, en el Instituto Patrístico Augustinianum intervinieron, el arzobispo de Chicago, cardenal Blase Joseph Cupich, miembro del comité organizador, el arzobispo de Boston, cardenal Seán Patrick O’Malley, presidente de la Comisión para la tutela de los Menores y Miembro del Consejo de los Cardenales, Mons. Charles J. Scicluna, Arzobispo de Malta, secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y miembro también del Comité organizador. Paolo Ruffini, Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Padre Federico Lombardi, presidente de la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger – Benedicto XVI; moderador del Encuentro. El Briefing fue moderado por el Director ad interim de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti.

El abuso de los menores: Una de las lacras más importantes

El Padre Lombardi en su intervención dijo que la actitud con la que se está afrontando los problemas es profunda y sin fricciones, hay un gran deseo de reflexionar juntos, con una actitud extremadamente positiva. Además dijo que los presentes agradecen al Papa, que acompaña a la Asamblea, donde rezan juntos e intentan comprender mejor sus responsabilidades. “Este era un encuentro muy necesario. Se encaran los problemas con claridad”. La Iglesia cuenta con el apoyo de toda la comunidad internacional. Como decía el Papa: “es necesario crecer juntos en la conciencia, la claridad, la naturaleza de los problemas y la manera de afrontarlos», es algo que hay que seguir construyendo. Por lo tanto, el ambiente positivo y constructivo y la utilidad real de esta reunión.

En segundo lugar, recordó la participación en la Universidad Gregoriana la semana pasada, donde se tocó el tema y participó la Representante Especial de la Secretaría de las Naciones Unidas para la Lucha contra la Violencia contra los Niños, Marta Santos Pais. A ella en esa ocasión el padre Lombardi le pidió la documentación que tiene la ONU y UNICEF en su lucha contra la violencia contra menores. De esta manera, afirmó el Padre Lombardi, este compromiso eclesial forma parte también de un contexto mundial, de conciencia internacional, de lucha contra la violencia contra los niños.

El tercer punto que mencionó el Padre Lombardi, fue sobre los puntos propuestos por el Papa para la reflexión de ayer al final de su intervención, que fueron distribuidos, y que como dijo el Padre Lombardi fueron recibidos con gran gratitud por todos los participantes y se convirtieron realmente en uno de los estímulos y líneas de reflexión de los distintos grupos de trabajo.

Así que, aunque muchos puntos, afirmó, para los que están comprometidos en este campo, ya se conocen o se reflexionan en el curso de la preparación de las directrices para las Conferencias Episcopales, los servicios diocesanos, etc., vemos que son muy útiles para ser propuestos de nuevo también en la discusión general, precisamente para ayudar en el camino de todos hacia un compromiso concreto. Así que creo que el Papa, como de costumbre, nos ha dado con genialidad su contribución para continuar con nuestro discurso en estos días.

Los trabajos de los Círculos Menores

Por su parte, el Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini, habló de las sesiones plenarias de ayer por la tarde y de esta mañana, los temas tratados en las reuniones de los Círculos Menores y los que se encuentran en el centro de los espacios dedicados a las preguntas de los participantes y oradores durante las Plenarias. En las Plenarias se habló de cómo cuando se ha tomado conciencia de la importancia de los procedimientos para la protección de los menores, se ha dado un salto cualitativo y han disminuido los abusos. Y esto concierne a algunos países en los últimos 15 años. Cómo la lucha contra el abuso no borra, sino que refuerza, el compromiso de quienes en la Iglesia protegen a los niños: el compromiso total de la Iglesia para proteger a los niños. Cómo la mejor defensa de la Iglesia como institución radica en su capacidad de asumir las responsabilidades que se derivan de ser una institución moral, sólida, en una sociedad frágil y desorientada. Cómo la crítica a la Iglesia no es necesariamente el resultado, al menos no necesariamente, de un prejuicio negativo, sino que a menudo expresa exactamente lo contrario.

Además Ruffini habló de la gran expectativa -se ha dicho nostalgia- de un liderazgo moral fuerte y ejemplar, y cómo incluso en los que critican, e incluso en los que atacan, hay un llamado: el llamado a ser justos y a ser verdaderos. Además dijo que se habló de la necesidad de trabajar colegialmente, es decir, sinodalmente, como Iglesia universal, donde nadie puede decir: «Esto no me concierne», y donde todos deben reconocer que el abuso es siempre un crimen, sea cual sea la cultura de un país. Se habló de cómo tratar el tema de la sinodalidad al tratar este flagelo; de cómo tratar el tema de la sexualidad en la formación de los seminaristas: que la sexualidad no puede ser un tema tabú.

Escuchar a las víctimas te transforma

El Cardenal O’Malley en su intervención dijo que era necesario reunirse y buscar la manera de enfrentar esta parte importante de nuestra misión y proteger a los niños y encarar la traición hecha a tantos vulnerables, tantos niños. Se mostró satisfecho porque la reunión se centra en las víctimas, la Iglesia tiene que aprender en asumir la importancia del abuso a los niños. “Uno de los aspectos más importantes en mi vida eclesial, ha sido el encuentro con tantas víctimas y sobrevivientes, dijo y añadió que para el Papa es muy importante dar respuestas a estas víctimas. Los líderes de la Iglesia deben aprender a entender la gravedad del abuso sexual en el que los niños son las víctimas, el daño que causan y las consecuencias para la vida de las personas.

“Una de las cosas que se les había pedido a los obispos que hicieran en preparación para el encuentro era precisamente encontrarse con los supervivientes en sus propias diócesis, en sus propios países. Creo que esto era muy importante. Muchos obispos nunca habían tenido esta experiencia. Es una experiencia que cambia tu vida. El Santo Padre se dio cuenta de que las respuestas al abuso sexual y la manera de acercarse a las sobrevivientes eran realmente muchas. Por lo tanto, reunir a los líderes mundiales de la Iglesia aquí, para orar, reflexionar y, con suerte, llegar a planes de acción concretos, resultará ser algo realmente muy importante para todos nosotros”.

También el cardenal estadounidense, habló de la “colegialidad». Creo que es un tema muy importante, dijo, porque en la Iglesia, cada diócesis está dirigida por un obispo que es responsable de su iglesia local, pero al mismo tiempo, compartimos la responsabilidad de la Iglesia universal. Además de la importancia teológica de lo que significa ser obispo, formar parte de un colegio episcopal, en nuestra aldea global -el mundo-, afirmó el purpurado, y dijo que los obispos no pueden dejar de ver lo que está sucediendo en cualquier parte del mundo; es algo que de alguna manera se refleja en todo el mundo.

“Hemos visto lo que sucede cuando se cometen tremendos errores por parte de los líderes de la Iglesia en una parte del mundo o cuando estos terribles crímenes son expuestos incluso en lugares donde la Iglesia ha hecho grandes esfuerzos por ser fiel a su misión; la gente se siente victimizada, los jóvenes pierden su confianza en la Iglesia, la gente está disgustada, los sacerdotes desmoralizados…. Por lo tanto, no basta con ocuparse sólo de su propia área, todos tenemos que hacerlo juntos, y creo que el mensaje del Cardenal Gracias de hoy en día ha sido verdaderamente comprometido. Juntos: debemos ayudarnos unos a otros, darnos apoyo unos a otros, para poder hacer de nuestra Iglesia el lugar más seguro posible para los jóvenes. Sabemos que hay lugares donde la Iglesia no tiene recursos, pero esperamos encontrar los medios para compartir nuestras experiencias y recursos para ayudarnos mutuamente en la Iglesia”.

Sinodalidad para afrontar juntos cada caso

El cardenal Cupich dijo que hoy toda la Iglesia está reunida gracias a los testimonios, el coraje y la sinceridad de las víctimas y los supervivientes. También confirma que tener reuniones con ellos “nos ayuda a mantenernos concentrados y nos proporciona nuevas lecciones”. Creo que esto es muy importante, dijo, ya que estamos asistiendo a una evolución orgánica en estos tres días sobre el tema de la propiedad, es decir, el hecho de que somos «propietarios» de este problema. A través de este concepto debemos llegar al concepto de que yo, como individuo, como obispo, tengo mi responsabilidad: esto es de lo que hablamos ayer. Pero también, afirmó, “que estamos unidos como colegio de obispos, igualmente responsables porque como ya ha dicho el Cardenal O’Malley, lo que pasa en un lugar nos pasa a todos. Debemos cuidar de todos los hijos de Dios. Mañana hablaremos de cómo somos responsables como Iglesia y por eso la responsabilidad es importante. Transparencia significa comunicación, significa asegurar que todos tengan voz y puedan entender lo que está sucediendo de una manera muy transparente”.

Los informes como dijo el purpurado, no sólo hablan de visiones “lo que también es importante, porque debemos recordar quiénes somos-, sino también de estrategias, es decir, del hecho de que hay cosas que deben hacerse a nivel táctico”. Porque como dijo el purpurad, desde el principio, el Santo Padre fue muy claro con el comité organizador. Dijo: «Quiero pasos concretos. Quiero resultados concretos», y estamos viendo, dijo el Cardenal, que su petición está empezando a tomar forma.

“Pero, repito, podemos aprobar todas las leyes posibles, pero si no hay motivación, si no hay una verdadera conciencia de propiedad por parte de cada obispo, de las conferencias episcopales y del colegio de obispos, no iremos a ninguna parte. Esta es la fuerza motriz de este encuentro: asegurarnos de que conseguimos crear esta conciencia de propiedad, personalmente, juntos como obispos y luego como Iglesia. Esto nos mostrará el camino, una guía para hacer las cosas de una manera estratégica y concreta”.

Colegialidad y sinodalidad

Por su parte Mons. Scicluna se centró en dos palabras en las que se centró la sesión de esta mañana. Colegialidad y sinodalidad. Para Mons. Scicluna uno de los aspectos más importantes sigue siendo que hay espacio, pero no sólo espacio, sino también un papel importante para los laicos.

“Me gustaría decir, no sólo participación, no sólo experiencia, sino participación. Si queremos estar juntos, debemos caminar juntos y debemos estar juntos cuando llegue el momento de crear estructuras para la rendición de cuentas. Cuando se trata de los obispos, nos damos cuenta de que el Sumo Pontífice, el Papa, tiene una jurisdicción especial sobre los obispos que debe ser respetada, porque esto también es parte de la esencia de ser Iglesia, en particular de ser la Iglesia Católica Romana; pero es siempre en el contexto de la comunión que debemos vivir la responsabilidad”.

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.