Revista Ecclesia » Brasil: La Iglesia católica honra este sábado al medio millón de víctimas de la covid-19
Brasil: La Iglesia católica honra este sábado al medio millón de víctimas de la covid-19
Destacada Internacional Última hora

Brasil: La Iglesia católica honra este sábado al medio millón de víctimas de la covid-19

La Iglesia católica brasileña honra este sábado, 19 de junio, al medio millón de personas que han fallecido hasta ahora en el país a causa de la covid-19. Lo hace en una Eucaristía que será presidida por el arzobispo de Belo Horizonte y presidente de la Conferencia Nacional de Obispos (CNBB), Walmor Oliveira de Azevedo, en el santuario de Nuestra Señora de la Piedad en Caeté (Minas Gerais). La ceremonia comienza a las tres de la tarde y es retransmitida por los medios de comunicación y las redes sociales de la Iglesia. Se ha invitado a todas las diócesis a que al inicio de la misma hagan doblar las campanas de sus iglesias.

La iniciativa de la CNBB, a la que se suman otras entidades, ha sido concebida como «una acto de solidaridad», pero también de «esperanza de compromiso», según el secretario general del episcopado y obispo auxiliar de Río de Janeiro, Joel Portella Amado. Se trata —afirma el prelado— de un «gesto de presencia con el pueblo brasileño y de solidaridad también con todas las personas que tuvieron covid-19 y, más aún, que amaron a los muertos por covid-19 en alguna situación de falta de asistencia, con demora en la vacunación, desánimo de todas las medidas sanitarias: distancia, mascarillas y similares».

Sobre el momento elegido para el reconocimiento a las víctimas, indica que se hace este sábado porque hoy se llega a los 500.000 fallecidos. «Este es un número simbólico, medio millón de personas es mucha gente». Este tiempo de oración va a permitir «a cada uno, independientemente de lo que crea o no, detenerse, pensar y reflexionar».

Negacionista Bolsonaro

Brasil es el segundo país del mundo con más número de víctimas mortales por coronavirus, solo superado por Estados Unidos, en donde ya se han rebasado las 600.000. El número de contagios diarios sigue siendo también muy alto: unos 450.000 semanales, según los datos de la Organización Mundial de la Salud.

El presidente Jair Bolsonaro no solo no ha sabido afrontar la crisis de una manera seria y responsable, es que ni siquiera ha asumido el número de muertes. La semana pasada declaró que, según un supuesto informe del Tribunal Federal de Cuentas, «alrededor del 50% de las víctimas atribuidas al virus en realidad no lo serían». Brasil, dijo, puede ser «uno de los [países] que tenga la menor tasa de muertos por habitante» del mundo. Y las cifras de las que se habla —añadió— han sido «infladas» por los gobernadores y alcaldes para obtener «más recursos financieros» del gobierno federal en su lucha contra la pandemia.

Su discurso negacionista en seguida se vino abajo, pues el propio Tribunal de Cuentas —un organismo fiscalizador del Estado, además, que nada tiene que ver con la materia— salió a desmentirle.

La Conferencia Episcopal ha pedido siempre al mandatario, bien es cierto que con escaso éxito, la adopción de medidas reales y eficaces para combatir al virus. «Los discursos y actitudes que niegan la realidad de la pandemia, ignoran las medidas de salud y amenazan el Estado de Derecho Democrático son inaceptables», escribieron los obispos en abril en un mensaje a la conclusión de su 58 Asamblea Plenaria.

«Es necesario prestar atención a la ciencia, fomentar el uso de la máscara, la distancia social y garantizar la vacunación para todos, lo antes posible», insistieron al Presidente antes de calificar de «inadmisibles» sus «intentos sistemáticos de desmantelar la estructura de protección social» y exigirle mayores inversiones en salud pública. Un mes antes, Bolsonaro había pedido a sus compatriotas que dejaran ya de «quejarse» y de «lloriquear».

Esta semana, el obispo auxiliar de la archidiócesis de Belo Horizonte, Vicente de Paula Ferreira, se ha mostrado rotundo en su rechazo a Bolsonaro. «Señor, tú que huiste a Egipto en un burro, muéstranos la manera de deshacernos de este fascista brasileño. Tú que entraste en Jerusalén en un burro, danos el valor para enfrentar al tirano que mata a nuestro pueblo. Líbranos, Señor, del mal gobierno de la muerte. Es demasiado pesado».

En Brasil han muerto al menos seis obispos por covid-19.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa