Revista Ecclesia » Bombas contra el futuro de Afganistán
Bombas contra el futuro de Afganistán
Cadáveres de algunas de las niñas asesinadas en el atentado de ayer sábado, 8 de mayo, contra un colegio de Kabul.
Internacional Última hora

Bombas contra el futuro de Afganistán

Al menos 55 estudiantes, la mayoría niñas de entre 11 y 15 años, murieron ayer sábado, 8 de mayo, en Afganistán en un salvaje atentado terrorista cometido contra una escuela de Kabul. El acto criminal tuvo lugar en el barrio de Dasht-i Barchi, en la parte occidental de la ciudad, un distrito con fuerte presencia de hazaras (minoría chiíta) que anteriormente ya había sido atacado por el Estado Islámico (ISIS). Los talibanes han negado tener nada que ver con su autoría, que aún no ha sido formalmente reivindicada. No obstante, las escuelas, hospitales y universidades suelen estar entre los objetivos de su ya habitual «ofensiva de primavera». El ISIS se atribuyó en 2019 dos ataques a centros educativos en los que murieron 50 personas.

El objetivo de las bombas —hubo hasta tres deflagraciones: un coche bomba y dos explosiones caseras— no fueron los estudiantes en sí, sino las niñas estudiantes. De hecho, el coche bomba situado a las puertas del colegio estalló a la salida del turno de alumnas femeninas, y la gran mayoría de víctimas mortales y de heridos son chicas.

Niñas afganas hoy, 9 de mayo, en un colegio de Herat / EFE

3,5 millones de estudiantes femeninas

El atentado se produce en pleno repliegue de las fuerzas de la OTAN, que con Estados Unidos a la cabeza tienen previsto abandonar el país antes del próximo 11 de septiembre después de veinte años de ocupación y tutela del gobierno. Y supone un duro golpe, y toda una declaración de intenciones por parte de los rigoristas islámicos, de cara al futuro. Durante el gobierno talibán previo a los atentados del 11-S de 2001, las niñas tenían prohibido asistir a la escuela y las mujeres no podían trabajar fuera del hogar ni aparecer en público sin un burka o estar acompañada por un hombre. Quienes no cumplían las normas eran azotadas en público e incluso ejecutadas.

Hoy, de los aproximadamente 9 millones de estudiantes matriculados en el país 3,5 millones son niñas. Las niñas han regresado a las escuelas, y las mujeres a la vida pública y a las instituciones. Su valor y coraje es el mismo que demostró en la vecina Pakistán Malala Yousafzai, tiroteada en 2012 en la cabeza por un talibán en el autobús que la llevaba al colegio. Tenía entonces 15 años, y dos después se convirtió en la persona más joven en ser galardonada con el Premio Nobel de la Paz.

En el Regina caeli de hoy domingo, 9 de mayo, el Papa Francisco ha rezado por las niñas asesinadas en el atentado y sus familias.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa