Revista Ecclesia » Bernardito Auza: «Es la primera vez que san Juan de Ávila se celebra unánimemente en toda la Iglesia»
Destacada Iglesia en España Última hora

Bernardito Auza: «Es la primera vez que san Juan de Ávila se celebra unánimemente en toda la Iglesia»

«Este año es especial por ser la primera vez que san Juan de Ávila se celebra unánimemente en toda la Iglesia tras haber sido incluido en el calendario romano por el Papa Francisco», ha expresado en nuncio del Papa Francisco, Bernardito Auza, en  homilía de la Eucaristía que ha presidido en Montilla.

Desde la basílica donde se conservan los restos del santo patrono del clero diocesano español, Auza ha hecho un repaso por la vida de este doctor de la Iglesia Universal que «trasciende a todo el mundo»: «San Juan de Ávila es de todo el clero español, más aún como Santo de toda la Iglesia y vosotros, queridos sacerdotes, sois discípulos suyos», ha destacado el nuncio al tiempo que ha agradecido a los presbíteros «su celo apostólico».

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández ha querido agradecer su presencia y le ha invitado a «sentirse en su casa» en este día tan especial para la diócesis de Córdoba. «Estamos muy contentos de que nos presida la fiesta de san Juan de Ávila y pedimos por las intenciones del Papa y por todos los sacerdotes en el día del patrón del clero».

«El fuego nunca se apagó en el corazón de este sacerdote»

Auza ha instado a los presentes a dar la vida por Jesucristo: «Todo lo que proclamamos al cantar su himno no son exageraciones poéticas, sino una realidad para nosotros que cada uno tocamos en nuestra vida, tan grande que nos supera a veces, y al igual que el fuego nunca se apagó en el corazón de este sacerdote, no debe apagarse en nosotros».

El nuncio ha recalcado que «es evidente que san Juan de Ávila es la exposición del Evangelio unida en la experiencia profunda de Dios que le hace ser invitado a compartir la cruz con el Señor, busca la obra de Dios en la cruz, nos da ejemplo a imitarle, sobre todo en la hora de dificultades o desilusión». Asimismo, ha recordado que «el amor de Dios es cierto, se manifestó en la vida de nuestro patrón y en un modo y una forma extraordinaria».

Por último, ha culminado su homilía pidiendo a los sacerdotes mantener una profunda relación y amor filial a la Virgen María como lo hizo el Maestro, «con un corazón  abierto y dispuesto por la humildad. Que María nos ayude siguiendo el magisterio de san Juan de Ávila a vivir permanentemente en la oración cristiana y con la verdad, que nos otorgue aumento de fe y nos ayude a no tener miedo a enfrentar la realidad y a construir un mundo mejor».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa