Internacional Noticias

Bernardito Auza destaca el derecho de los indígenas a la autonomía o al autogobierno

El ya nombrado nuncio español, Bernardito Auza, aún observador permanente de la Santa Sede, intervino en Naciones Unidas para hacer hincapié en el derecho de los pueblos indígenas a la autonomía o al autogobierno y, si lo desean, a participar en la vida política de los Estados. Además, el prelado destacó que es fundamental trabajar por la preservación de sus lenguas. «Es bueno que varios Estados miembros hayan tomado medidas activas para reconocer el derecho de los pueblos indígenas a la autonomía o al autogobierno. Estas acciones concretas no solo proporcionan un marco mutuamente beneficioso para el compromiso entre el gobierno estatal y los pueblos indígenas, sino que también contribuyen al reconocimiento y la realización de los derechos de los pueblos indígenas, su extraordinario patrimonio cultural y espiritual y su valiosa contribución a la sociedad en general y al bien común». Con estas declaraciones, el nuncio se dirigió a los participantes de la 74° de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se celebró el pasado 11 de octubre, sobre el tema de los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Refiriéndose a las palabras del Papa Francisco, para quien «es esencial prestar especial atención a las comunidades originarias y a su cultura», el observador permanente de la Santa Sede en la ONU destacó dos aspectos fundamentales. El primero se refiere a la capacidad de los pueblos indígenas para «cuidar su tierra y sus tradiciones vivas en la medida de sus posibilidades. El segundo, habla sobre las «presiones muy fuertes» a las que están sometidos estos pueblos para vender sus tierras o abandonar sus hogares sin su «consentimiento libre, previo e informado», como exige, sin embargo, la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas. «Concretamente, el reconocimiento formal del derecho de los pueblos indígenas a la autonomía o autogobierno contribuye en gran medida a promover y perseguir los objetivos de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, incluido «el derecho a mantener y fortalecer las distintas instituciones políticas, jurídicas, económicas, económicas, sociales y culturales de los pueblos indígenas y el derecho a participar plenamente, si así lo desean, en la vida política, económica, social y cultural del Estado», explicó monseñor Auza.

Al final de su discurso, el prelado recordó que la Asamblea General de la ONU había establecido el año 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas, y por lo tanto invitó a la comunidad internacional a continuar «sus esfuerzos para preservar, promover y revitalizar las lenguas indígenas que tan a menudo están en peligro de extinción». El derecho de estos pueblos es poder «transmitir a las generaciones futuras sus historias, lenguas, tradiciones orales, filosofías, sistemas de escritura y literaturas», pero también participar plenamente, si así lo desean, en la vida política, económica, social y cultural del Estado en el que viven.

Por último, la Santa Sede espera que el próximo 19º período de sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas (FPNUCI) permita evaluar este Año Internacional de las Lenguas Indígenas y poner de relieve sus éxitos y sus deficiencias en los planos local, nacional e internacional.

Print Friendly, PDF & Email