Benedicto XVI recibe a embajadores ante la Santa Sede
Santa Sede

Benedicto XVI recibe a los nuevos embajadores no residentes acreditados ante la Santa Sede

El Papa subraya la importancia de la educación en los nuevos contextos de nuestra época

Benedicto XVI ha recibido esta mañana a los nuevos embajadores y embajadoras no residentes acreditados ante la Santa Sede: Bizwayo Newton Nkunika (Zambia); Chalermpol Thanchitt (Tailandia);Ravinatha Pandukabhaya Aryasinha (Sri Lanka); Wafic Rida Saïd (San Vicente y Granadinas); Aminatou Batouré Gaoh (Niger) e Ibrahima Sory Sow (Guinea).

En el discurso dirigido a los diplomáticos el Papa ha hablado, sobre todo, del tema de la educación, uno de los retos principales de nuestra época y que hoy se lleva a cabo “ en contextos donde la evolución de las formas de vida y de conocimiento crea rupturas humanas, culturales, sociales y espirituales sin precedentes en la historia de la humanidad”.

En este ámbito ha recordado también que las redes sociales “tienden a sustituir los espacios naturales de socialidad y de comunicación, convirtiéndose, a menudo en el único punto de referencia de la información y del conocimiento. La familia y la escuela no parecen ser ya el terreno fértil, primario y natural, donde las jóvenes generaciones adquieren la savita vital para su existencia (…) La escuela y la universidad parecen haberse vuelto incapaces de proyectos creativos que comporten una teleología trascendental que los atraiga profundamente (…) El mundo de hoy y los adultos responsables no han sabido darles los puntos de referencia necesarios”.

Después de preguntarse si la disfunción de determinadas instituciones y servicios públicos y privados no podría explicarse “partiendo de una educación deficiente y mal asumida”, el Santo Padre ha invitado a los gobernantes de las naciones de procedencia de los embajadores a “contribuir con valor al progreso de nuestra humanidad favoreciendo la educación de las nuevas generaciones a través de la promoción de una sana antropología, base indispensable de cualquier educación genuina y en consonancia con el patrimonio natural común. Esta tarea podría partir de una seria reflexión sobre las diversas problemáticas de vuestros países respectivos y de las determinadas opciones políticas o económicas que pueden socavar, poco a poco, vuestro patrimonios antropológicos y espirituales, patrimonios que han pasado el tamiz de los siglos y se han asentado, pacientemente, sobres unos fundamentos que respetan la esencia de la persona humana en su realidad plural permaneciendo en perfecta armonía con el cosmos”. “Insto de nuevo a vuestros gobernantes -ha reafirmado el Papa- a tener valor para esforzarse en la consolidación de la autoridad moral – entendida como llamamiento a una vida coherente – necesaria para una educación verdadera y sana de las generaciones más jóvenes”.

“Nunca se debe olvidar o negar el derecho a una educación en los valores justos . El deber de educar en estos valores nunca debe ser truncado o debilitado por un interés político nacional o supranacional. Por esta razón, es necesario educar en la verdad y a la verdad : (…) la verdad sobre el hombre, la verdad sobre la creación, la verdad acerca de las instituciones… Junto con la educación a la rectitud de corazón y pensamiento, los jóvenes necesitan hoy más que nunca, ser educados en el sentido del esfuerzo y la perseverancia a través de las dificultades. Tienen que aprender que todo acto de la persona debe ser responsable y coherente con su deseo de infinito, y que este acto forma parte de su crecimiento de cara a la formación de una humanidad cada vez más fraterna y libre de las tentaciones individualistas y materialistas”.

 

Ciudad del Vaticano, 13 diciembre 2012 (VIS).-

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email