Carta del Obispo Iglesia en España

Bendición y maldición, César Franco, obispo de Segovia

Bendición y maldición, César Franco, obispo de Segovia

Hay pasajes de la Biblia que, gracias a su sencillez y expresividad, se clavan en el alma con la fuerza de un dardo. El profeta Jeremías dice en la liturgia de este domingo: “Maldito quien confía en el hombre, y busca el apoyo de las criaturas, apartando su corazón del Señor.

Será como un cardo en la estepa, que nunca recibe la lluvia; …Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza. Será un árbol plantado junto al agua” (Jer 17,5-8). Para entender este paralelismo, el profeta ofrece la siguiente clave: “Nada hay más falso y enfermo que el corazón del hombre, ¿quién lo conoce?”. Es posible que muchos lectores piensen que el profeta era un escéptico pesimista en su consideración sobre el hombre. Sin la confianza en los demás es imposible vivir, trabajar, amar. ¿Cómo no vamos a confiar en el hombre?  Dios mismo nos ha creado solidarios, abiertos a la comunicación y a la donación de nosotros mismos.

El mensaje del profeta parte de la experiencia del corazón humano, que tiende a buscar la seguridad donde no se encuentra. Se aferra a los afectos desordenados, a los sentimientos del momento, y puede pensar —voluntaria o inconscientemente— que la seguridad última, lo que llamamos salvación o felicidad plena, reside en el poder del hombre. Se olvida con frecuencia que el corazón del hombre está enfermo. Cada día lo atestiguan los hechos: amistades rotas, amores destrozados, relaciones frustradas. Hasta el ámbito más natural para la confianza —la familia— puede convertirse en un infierno cuando se desata el egoísmo y la violencia por el deseo de dominar al otro. Jeremías sabe que sólo quien echa raíces en Dios y vive cada día arraigándose en él es digno de bendición. Por el contrario, quien idolatra al hombre, o a sí mismo, será como un cardo en la estepa. Decía san Agustín que el hombre bienaventurado es el que echa raíces en el cielo y desde allí crece hacia la tierra. También de esto tenemos sobrada experiencia gracias al testimonio de personas que viven así.

Jesús recoge esta enseñanza en las bienaventuranzas de Lucas, donde contrapone la felicidad a la desgracia de una vida frustrada. Para Jesús, son felices los pobres, los que pasan hambre, los que lloran, los que son proscritos por causa de él. ¿Cómo es posible afirmar esto? ¿No luchamos para que desaparezca la pobreza, el hambre, el sufrimiento? Entonces, ¿cómo puede llamar felices a estos grupos de personas? Porque el profeta supone que, en las pruebas, ponen su confianza en Dios, que siempre tiene la última palabra. El Dios de la misericordia y la justicia.

Por el contrario, Jesús considera desgraciados a los ricos, saciados, alegres vividores, y a cuantos el mundo adula. Despreocupados del dolor y sufrimiento ajenos, Jesús les advierte del peligro que les acecha si consideran que su felicidad depende de lo que este mundo les ofrece. En toda esta enseñanza subyace una concepción hedonista de la vida, que ha perdido de vista la trascendencia, la vida del más allá, el juicio último de Dios. Jesús dramatiza este contraste entre la bienaventuranza y la malandanza en la parábola del rico epulón y el pobre Lázaro. El secreto de una vida feliz es comprender que el corazón puede jugarnos malas pasadas, porque está enfermo y se aparta con frecuencia de la verdad: es falso y mudable. Ser feliz o desgraciado depende de la orientación que demos a nuestra vida en razón del destino último al que somos llamados. Por eso Jesús dice que no se puede servir a Dios y a las riquezas, porque son dos señores incompatibles y enemistados de raíz. Por eso, el olvido de Dios es la mayor desgracia que puede suceder al hombre, porque es pretender dar frutos en tierra árida.

+ César Franco

Obispo de Segovia

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email