Bartolomé I, patriarca ecuménico de Constantinopla y jefe de la Iglesia Ortodoxa, llama al diálogo para evitar los conflictos y la violencia