Revista Ecclesia » Barcelona y Orihuela-Alicante celebran sus jornadas preparatorias para las Semanas Sociales
Destacada Iglesia en España Última hora

Barcelona y Orihuela-Alicante celebran sus jornadas preparatorias para las Semanas Sociales

Las diócesis de Orihuela-Alicante y Barcelona han celebrado sus jornadas preparatorias para las Semanas Sociales. El sábado 18 de septiembre tuvieron lugar sendos encuentros para trabajar sobre el documento que ha elaborado la Junta Nacional de las Semanas Sociales, que lleva por título “La regeneración de la vida pública. Una llamada al bien común y a la participación. Guía de Trabajo para los Seminarios.”.

Barcelona y Orihuela-Alicante son las primeras de las diócesis que durante los meses de septiembre, octubre y primeros de noviembre organizan encuentros de trabajo con el fin de preparar las Semanas Sociales que a nivel nacional tendrá lugar en Sevilla del 25 al 27 de noviembre.

Jornada de trabajo en Barcelona

El Foro de Deliberación de la diócesis de Barcelona se desarrolló la mañana del sábado 18 de septiembre de 2021, entre las 10:00 y 13:30 horas, con el apoyo de la Junta Nacional de Semanas Sociales.

Bajo la dirección de Jesús Avenzuela, ponente de las Semanas sociales de Sevilla, participaron en el coloquio, Joan Costa, delegado diocesano de Pastoral Social y de Caridad; Salvador Busquets, director Càritas diocesana de Barcelona; Josep Miró, presidente de E-cristians; Javier Mirallas, empresario y vocal de Foment del Treball; Eugeni Gay, abogado, excoordinador del grupo de juristas de Pax Romana y exvicepresidente del Tribunal Constitucional; Jordi Alberich, coordinador del Instituto de Estudios Estratégicos de Foment del Treball; Iker Freira, abogado y miembro del grupo Beat Joan Roig; Joan Albert Fabra, graduado en el doble grado economía y empresa, también miembro del grupo Beat Joan Roig; y Marc Miró, economista y miembro fundador del grupo Beat Joan Roig.

Por diversos motivos excusaron su presencia en el encuentro algunos invitados de distintos ámbitos de la vida social, política y económica del país. Victor Pou, economista, antiguo funcionario de la UE, especialista en UE, se hizo presente a través de sus comentarios, que envió por escrito previamente.

Llamada a la participación

El debate giró en torno al documento “La regeneración de la vida pública. Una llamada al bien común y a la participación”, además de citarse y tomarse como referencia otras encíclicas como Rerum Novarum y Pacem in Terris. Para comenzar, Jesús Avezuela, presentó este texto e invitó al diálogo para enriquecer con las aportaciones de los presentes.

Tras una primera valoración global del documento, los participantes pusieron el acento en algunas dificultades a las que actualmente se enfrenta la Iglesia en una sociedad muy atomizada, con ideologías muy diversas, en la que han rotado los ejes de poder y donde tiene un gran protagonismo el “movimiento social” frente al movimiento que tradicionalmente promovían las organizaciones más institucionalizadas. El enfrentamiento político se traduce en un auge de los populismos a todos los niveles con un evidente deterioro de valores y principios y, consecuentemente, en una deficiente dinámica institucional que no genera ya suficientes y robustos marcos de referencia.

Desde el punto de vista del papel de las religiones en la vida pública, se planteó la necesidad de fijar con mayor firmeza los mínimos comunes y consolidar el modelo del Evangelio, en una sociedad en la que, quizás ya no se considera el mensaje predominante, y que resulta preciso ensamblarlo con otros muchos modelos. A este respecto, el grupo consideraba necesario hacer un diagnóstico sobre una supuesta “falta de estrategia” y sobre los pasos que nos queremos plantear como Iglesia, a nivel individual y colectivo, para estar más presentes en la sociedad.

Por otro lado, se advierte de una realidad muy fragmentada a todos los niveles donde la Iglesia tiene la misión de aunar y sumar, así como de ofrecer posibilidades de camino esperanzadores y de búsqueda de sentido. Para ello se considera necesario introducir mecanismos, estructuras y “espacios de socialización”.

Jornada de trabajo en Orihuela-Alicante

El 18 de septiembre, la diócesis de Orihuela Alicante, con el apoyo de la Junta Nacional de Semanas Sociales, comenzó los trabajos de su Semana Social con un proceso de reflexión y análisis sobre la participación de los católicos en la vida pública, reuniendo a 16 participantes procedentes de los sectores sociales más representativos: universidad, política, instituciones públicas y de la administración, medios de comunicación, docencia, etc.

En dicha reunión, las cuestiones abordadas formaban parte del documento de trabajo “La regeneración de la vida pública. Una llamada al bien común y a la participación” y teniendo como fundamentación de fondo la encíclica Fratelli tutti del papa Francisco.

La pluralidad

Un primer tema de estudio giró en torno a la pluralidad en la vida pública. Los participantes se plantearon la vivencia de la pluralidad existente en la vida política y social; la concurrencia de ideologías diversas y creencias diferentes. En este sentido se planteó el significado de encontrarse con el “diferente y lo diferente” en vistas a construir el bien común.

A la luz de la encíclica Fratelli tutti, se abordó el concepto de “amistad social”, tal como lo propone el papa Francisco. Los participantes coincidían en que el clima social está favoreciendo más la confrontación que la amistad social. Se trata de reconocer en el otro alguien que tiene los mismos derechos que yo. El frentismo político está dejando muchos espacios a los populismos y adversarios políticos enfrentados. Por ello, se puso en el debate la cuestión de los mecanismos para construir la “unidad” desde las tensiones existentes, los conflictos y las rupturas. Tal proceso se vio necesario no sólo para el ámbito político, tan necesitado de un auténtico diálogo, sino también para la aplicación de políticas de integración de los inmigrantes.

Aplicar mecanismos de diálogo, escuchar y aceptar las propuestas legítimas de los otros y cultivar las virtudes del perdón y la reconciliación, son las vías para lograr una sociedad fraterna. En este sentido, se valoró la fuerza de la interacción en las redes sociales como espacio actual de comunicación.

¿Qué significa dialogar?

Finalmente, la Semana Social diocesana se fijó en el significado del diálogo desde las propias convicciones cristianas, fundamentándose en la verdad. Cuestión que tendrá continuidad en la próxima sesión de la Semana (16 de octubre), en la que se centrará el debate, entre otros, en el papel de la religión católica y de las religiones en este escenario de pluralidad social.

Las Semanas Sociales de España, cuya organización data de 1906, son un servicio de la Conferencia Episcopal Española para el estudio, difusión y aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia a las cuestiones sociales de notoria importancia y actualidad. Se trata, según precisa el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, de un verdadero taller cultural en el que se comunican y confrontan reflexiones y experiencias, se estudian los problemas emergentes y se buscan nuevas orientaciones operativas. Dentro de la CEE, se encarga de su promoción la Comisión Episcopal para la Pastoral social y Promoción humana.

Fernando Fuentes Alcántara
Secretario de la Junta Nacional de Semanas Sociales



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa