Internacional

Ayudar a los menores, objetivo de los Salesianos tras los deslizamientos de tierra en Sierra Leona

Ayudar a los menores, objetivo de los Salesianos tras los deslizamientos de tierra en Sierra Leona

LOS SALESIANOS DE DON BOSCO FAMBUL HAN COMENZADO A ACOGER Y ATENDER A LOS NIÑOS Y NIÑAS QUE HAN QUEDADO HUÉRFANOS EN FREETOWN POR EL DESASTRE NATURAL CAUSADO POR LAS FUERTES LLUVIAS

La montaña Sugar loaf (Pan de azúcar), en el distrito de Regent, en la capital del país, se vino abajo hace una semana a las 6 de la mañana debido a las fuertes lluvias. El lodo y las piedras, que arrasaron cientos de viviendas muy rudimentarias mientras la mayoría de la población dormía, siguieron su curso por las calles de Freetown junto a los escombros causando derrumbamientos e inundaciones en numerosas zonas de la ciudad.

Los primeros balances oficiales establecieron más de 400 personas fallecidas, 600 desaparecidas y hasta 9.000 personas afectadas, pero la confusión y la imposibilidad de recuperar la mayoría de cadáveres convierte las cifras en provisionales.

El país está de luto oficial hasta mañana mientras aumenta el temor a nuevos deslizamientos de tierra y a que enfermedades como el cólera o el tifus hagan su aparición.

“La situación es de caos total. Sierra Leona no está preparada para estas emergencias y el Gobierno sigue desbordado. Apenas hay maquinaria para remover la tierra, así que las tareas de rescate y desescombro se hacen a mano”

Jorge Crisafulli, misionero salesiano y director de Don Bosco Fambul

Desde el primer momento, los Salesianos en Freetown visitaron las zonas afectadas y los hospitales y se pusieron a disposición del Gobierno para ayudar en la emergencia. Como ya ocurriera durante la epidemia del ébola en 2014 y con el incendio del suburbio Angola Town en diciembre de 2016, el Gobierno de Sierra Leona ha pedido a la institución Don Bosco Fambul que acoja a los menores que han perdido sus hogares o que han quedado huérfanos por el desastre natural.

“Necesitaremos ayuda para poder acoger entre 400 y 500 menores y mujeres en nuestras instalaciones: mantas, medicinas, comida… pero por supuesto que los ayudaremos”, comenta el misionero salesiano.

El pasado jueves llegaron al centro de Don Bosco Fambul* los primeros 40 niños y el viernes lo hicieron otros 265. Algunos lo han hecho después de pasar por el hospital y otros tras permanecer varios días en la zona devastada y no encontrar a sus familiares.

La población de Sierra Leona refleja su miedo y cuando el tema desaparezca de los medios de comunicación y se necesiten respuestas concretas al desafío de las viviendas, de la reconstrucción, de volver a comenzar. Por eso uno de los mayores preocupaciones es qué va a pasar después de los dos meses de la emergencia. Mientras tanto, misioneros y voluntarios siguen acompañando a la gente en sus necesidades básicas: comida, higiene, apoyo médico, sanidad, apoyo psico-social y espiritual.

Misiones Salesianas se suma al llamamiento de ayuda internacional para acoger y atender a los menores que han perdido su vivienda o han quedado huérfanos y proporcionarles un lugar donde dormir, ropa, comida, asistencia sanitaria, higiene y educación. Ya se han preparado 10.000 eurospara enviar a los misioneros en Sierra Leona para ayudar a hacer frente a la emergencia. Seguiremos recogiendo fondos para atender a las personas y de cara a la segunda fase de ayuda a la reconstrucción.

* En el Centro Don Bosco Fambul se desarrollan programas de prevención y desarrollo de la infancia vulnerable y en riesgo en todo el país. Atiende a menores de la calle, en la cárcel, que han sufrido abusos, chicas en situación de prostitución y huérfanos del ébola. A todos ellos les ofrecen educación y la posibilidad de reintegrarse con sus familiares para que tengan un futuro al margen de la pobreza y lleno de oportunidades.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.