Internacional

Ayuda a la Iglesia Necesitada presenta a la UE un plan Marshall para Nínive

Ayuda a la Iglesia Necesitada presenta a la UE un plan Marshall para Nínive

Una reconstrucción del costo de 230 millones de euros permitirá devolver sus casas a las poblaciones cristianas agredidas por el ISIS

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) ha preparado un plan de reconstrucción del costo de 230 millones de euros. “Un verdadero plan Marshall que devolverá la Llanura de Nínive a los cristianos” quienes fueron desplazados por las milicias del Estado Islámico (ISIS), indicó el director de AIN-Italia, Alessandro Monteduro. El plan fue presentado en los días pasados a los embajadores europeos acreditados ante la Santa Sede.

“Tenemos la intención de involucrar en nuestro proyecto también a los gobiernos, para que contribuyan a restituir a las familias cristianas aquella vida que les fue arrancada por el Isis”, añadió.

AIN recordó la historia de Cristina, niña secuestrada por el Estado Islámico, perdida y después adoptada y restituida por una familia musulmana a sus papás. Ella vive hoy en una casa rodante en Erbil junto a su familia. Y como la suya son unas 13 mil las habitaciones cristianas de la llanura de Nínive que necesitan ser reconstruidas.

En la noche del 6 al 7 de agosto de 2014, el Estado Islámico ocupó la región histórica de la llanura de Nínive y desplazó a los cristianos –sus habitantes originarios– quienes huyeron a la región del Kurdistán. Un gran número de personas quedaron atrapadas allí. Algunos fueron capaces de huir más tarde, pero cientos fueron hechos presos por el Estado Islámico y no se supo nada de ellos. Entre los que se quedaron tras la ocupación de la región por el Estado Islámico estaban Khouder Ezzo, su esposa Aida Hanna y su hija Cristina, que entonces tenía tres años de edad.

El 22 de agosto de 2014, el Estado Islámico permitió que la familia de Cristina y otras familias abandonaran Bajdida (Qaraqosh) en dirección Erbil, tras robarles el dinero y el oro que tenían. Cuando iban a subirse al autocar, uno de los soldados del Estado Islámico sustrajo a Cristina de los brazos seguros de su madre. La madre rogó al soldado, que se llevaba a la niñita asustada y llorosa sobre su hombro, que la devolviera para tomar el autocar con el que la familia iba a abandonar la zona, pero el miliciano en lugar de responder, ordenó a la madre con gestos que regresara al autocar o que la mataría. La madre, temerosa, acató la orden y esa fue la última vez que vio a su hijita… hasta el viernes, 9 de junio de 2017.

En una entrevista con Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), el padre Ignatius Offy, sacerdote siro-católico de Ankawa, señaló:

“La familia de Cristina y yo procedemos de la ciudad de Bajdida (Qarakosh). Las familias en nuestra región se conocen entre ellas y todos mantenemos estrechas relaciones sociales. Además, soy sacerdote, y desde el inicio de nuestro desplazamiento forzado en la noche del 6 al 7 de agosto de 2014, he intentado seguir la pista de las personas capturadas por el Estado Islámico. He enviado una lista de personas cuya suerte y paradero son aún desconocidos a muchas personas particulares, organizaciones y asociaciones. En esta lista, por supuesto, estaba también Cristina, la más joven de todos”.

Y añadió que “¡lo que ha ocurrido con Cristina y su familia y con nosotros es un milagro divino! En mi humilde opinión, este es el cuarto nacimiento de Cristina: el primero, cuando la alumbró su madre; el segundo, su bautizo; el tercero, cuando una familia musulmana la adoptó y la cuidó durante el periodo que estuvo perdida; y, finalmente, el cuarto, cuando su familia y su comunidad cristiana la recuperaron. Ahora Cristina ha recibido una nueva vida. Damos gracias a Dios por Su actuar, con ella, con su familia y con todos nosotros”.

Cristina En Los Brazos De Su Mamá (Foto AIN)

(ZENIT – Roma, 15 Jun. 2017).-

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.