Revista Ecclesia » Archivo de Javi Prieto » Página 4

AutorJavi Prieto

Seminarista de la diócesis de Zamora

Necesitamos vocaciones, sobre todo bautismales

Estos días estamos celebrando la campaña de oración por las vocaciones nativas. Es difícil llevar a cabo este tipo de campañas sin la presencia de comunidad, sin reunirnos para rezar, sin poder hacer...

Mirarse sin miedo

La crisis del COVID ha reducido casi todas las formas de vida social que conocíamos, también las referidas a la vivencia de la Fe. Nos hemos quedado con lo fundamental, y en la mayor parte de los...

Sois el abrazo de la Iglesia

Una de las consecuencias más dramáticas de la pandemia es la reducción a la mínima expresión de las exequias. Los entierros se realizan de una forma tan aséptica, que pierden casi todo su significado...

Sintamos con Cristo

Esta Semana Santa probablemente sea la última que pensábamos vivir. Una Semana Santa resguardados en casa, reviviendo recuerdos, anhelando ritos, sobrellevando ausencias y deseando poder ir a las...

#PorLaCalle: Encendamos nuestra luz

En estos días, resguardados en casa, escribir una columna titulada Por la calle resulta enormemente sugerente, al fin y al cabo, no podemos pisar las calles físicas, pero tenemos otras muchas vías...

No tenemos miedo…. o sí.

Unas semanas antes de que todo cambiase y estuviésemos protegiéndonos en casa, un buen amigo del seminario me preguntaba si decíamos la verdad cuando cantábamos “no tenemos miedo, no” . Porque...

Llamados a la comunión

En estos tiempos de aislamiento social puede parecer extraño pensar que estamos llamados a la comunión ¿Llamados a la comunión sacramental ahora que las celebraciones son sin fieles (que no privadas)...

Busca en la brisa…

Cuando el equipo de ECCLESIA me invitó a participar en los blogs de su página web, pensé que quizás un blog de acento vocacional podría resultar de ayuda. Las semanas han pasado y nuestro horizonte...

Lo que Dios quiera

El Congreso de Laicos dio y dará muchos frutos, estoy convencido, pero si solo sirviese para reconocer la realidad multiforme de la única vocación cristiana, solo con eso, habría merecido la pena. En...

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas