Revista Ecclesia » Aurelio García Macías: «La Iglesia está en uno de los momentos más evangélicos de la historia»
Aurelio Garcia Macias
Destacada Iglesia en España Última hora

Aurelio García Macías: «La Iglesia está en uno de los momentos más evangélicos de la historia»

La catedral de Valladolid se engalanó con solemnidad en la ordenación episcopal de Aurelio García Macías, el pasado 11 de julio, un templo de utopía arquitectónica inacabada del siglo XVI, proyecto del gran Juan de Herrera.

En esta catedral fue ordenado sacerdote en 1992; en este presbiterio con su seminario diocesano ha ejercido numerosas misiones; de Valladolid salió en 2015 ante la llamada del papa Francisco para con la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Sus paisanos del pueblo afirman con orgullo que Aurelio ha caminado de «Pollos al Vaticano». Y en la Ciudad Eterna no solo ha encontrado un horizonte adecuado para su inquietud de conocer sino mucha serenidad para desarrollar un ministerio de servicio a Pedro, el primero de los apóstoles.

Dice que en esta sociedad de indiferencia religiosa resulta difícil ser obispo, pero se siente querido y quiere mucho a la gente, superando la «testarudez castellana» que decía el beato obispo y mártir Florentino Asensio, que nos conduce a veces a ser «poco expresivos».

Esta es la primera entrevista que concede siendo obispo a un medio de comunicación, una conversación con Javier Burrieza, profesor titular de Historia Moderna en la Universidad de Valladolid.

Entrevista completa para suscriptores en papel

—Poseemos un patrimonio litúrgico que quizás hemos abandonado y parece que nos hemos limitado a media hora de misa.

—Me ha gustado lo que has dicho, «lo hemos abandonado», pero la Iglesia no lo ha abandonado; esto es lo que nos tiene que hacer recapacitar. A veces hemos tomado nuestras decisiones en torno a la liturgia pero la Iglesia las mantiene. Yo creo que en el fondo, el problema no es cuestión de estética; es un problema previo, de fe. Cuando una persona ha entrado en la fe, tiene más capacidad para comprender la liturgia. Esto lo he visto en algunos jóvenes que minusvaloraban rezar laudes y vísperas (por ejemplo, seminaristas), pero cuando les empiezas a explicar los salmos, el porqué de cada cosa… cuando son iniciados en la liturgia,  la cosa cambia. Si una persona ha tenido un encuentro con el Señor y se da al Señor, tiene posibilidad de ser iniciado a la liturgia, y la liturgia le habla de Dios, le alimenta… ¿por qué? Porque la Liturgia santifica el tiempo, la vida. No es un fin, es un medio para llevarnos a Dios, para vivir de Dios.

—Eso demuestra que nuestra fe está muy necesitada actualmente de una formación adecuada.

—Hablaría de una formación eclesial. Hoy estamos tentados de un gran subjetivismo, de convertirnos cada uno y cada comunidad en el centro del mundo, y todo gira en torno a nosotros. Cuando la liturgia es todo lo contrario, te centra en Dios; todo te ayuda; su palabra, los gestos de la Iglesia. Tú lo que tienes que hacer es entrar a través de este lenguaje en el misterio de Dios, y cuando uno entra en el misterio de Dios sale transformado.

—¿Cómo es capaz la Iglesia de hablar desde lo litúrgico, con señales y que sirvan para muchas formas culturales de vivir la fe? Esa es una de las grandes asignaturas, que tenéis como Congregación.

—La liturgia tiene muchos ritos y se manifiesta de muy diversos modos y maneras. Uno de estos ritos de la Iglesia católica es el romano, el cual se adapta a diversas culturas porque está en todos los continentes; aunque nunca sin perder su esencia, que en un noventa por ciento es la Escritura. Por eso, hago referencia al binomio, fe/liturgia. Quien mira la liturgia solo, no la va a entender, porque es para creyentes. Una persona que ha entrado en la fe, que comprende el misterio de la revelación, está capacitado para entrar y celebrar la liturgia. Imagínate que tú y yo vamos a un monasterio budista ¿Qué es lo primero que vamos a ver? ¡Qué bonitos estos trajes naranjas, esa tromba de cuatro metros! Nos quedamos en lo externo ¿Qué sentido tienen esas ruecas, que hacen rodar, o que vayan descalzos? Juzgar si me gusta o no, es pobre, falto de totalidad. Se necesita no solo una formación teórica sino una verdadera iniciación a la liturgia desde la fe ¿Quién inicia hoy a nuestras liturgias? Proponemos una serie de catequesis y creemos que es suficiente para saberlo todo, pero no es así.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa