Santa Sede

Audiencia a los grupos de donantes de sangre de Italia “Fratres”

Imitemos a Jesús en las tribulaciones humanas que nos desafían cada día

El Santo Padre encontró en la mañana del 14 de junio, en la Plaza de San Pedro, a la Confederación Nacional de la Misericordia y a los grupos donantes de sangre de Italia ”Fratres”. ”Todo vuestro servicio asume el sentido y la forma de esta palabra “Misericordia”, la palabra latina cuyo significado etimológico es ‘miseris cor dare’, dar el corazón a los pobres. Y eso es lo que hizo Jesús: abrió su corazón a la miseria del hombre”. Francisco ha recordado que existen cantidad de episodios en el Evangelio que cuentan la misericordia de Jesús, ”la gratuidad de su amor por los que sufren y los débiles” y cómo gracias a estos podemos conocer la cercanía, la bondad y la ternura con las que Jesús se acercaba a las personas que sufrían y las consolaba , las aliviaba y a menudo las curaba”.

El Papa ha destacado que también nosotros estamos llamados a ser cercanos y a compartir las condiciones de las personas que encontramos. ”Es necesario que nuestras palabras, nuestras acciones, nuestras actitudes expresen solidaridad, la bondad de no ser extraños ante el dolor de los demás, y esto con calor fraterno y sin caer en ningún tipo de paternalismo… Existe el peligro -ha continuado- de ser espectadores bien informados pero desencarnados de esta realidad, o incluso de hacer buenos discursos que terminan con soluciones verbales y desconectados de los problemas reales. Todos estamos llamados a participar en las tribulaciones humanas que nos desafían todos los días. Imitemos a Jesús: Él va por la calle y no prevé que los pobres, los enfermos o los discapacitados se cruzarán en el camino; pero con el primero que se encuentra se para, convirtiéndose en una presencia que ayuda, signo de la cercanía de Dios que es bondad, providencia y amor”.

Antes de finalizar, Francisco ha recordado que la actividad de la Asociación se inspira en las sietes obras de misericordia corporal: dar de comer al hambriento; dar de beber a sediento; vestir al desnudo; dar posada al peregrino; visitar a los enfermos; redimir al cautivo y enterrar a los muertos. Asimismo les ha animado a seguir trabajando inspirándose su acción en la de Cristo ”dejando que todos los que sufren puedan encontraros y contar con vosotros cuando lo necesiten”.

Ciudad del Vaticano, 14 junio 2014 (VIS).-

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email