Santa Sede

Audiencia al Venerable Colegio Inglés de Roma que cumple 650 años

Benedicto XVI ha recibido esta mañana a los miembros del Venerable Colegio Inglés de Roma, el seminario católico donde se forman los sacerdotes de Inglaterra y Gales. El Colegio, que celebra este año el 650 aniversario de su existencia, nace del antiguo hospicio inglés donde se alojaban los peregrinos británicos que llegaban a Roma.

El Santo Padre, después de saludar al cardenal Cormac Murphy O’Connor, que fue rector de esa institución, ha subrayado la “larga tradición de entrega y fidelidad de la comunidad católica” de Inglaterra y Gales a la sede apostólica. También ha recordado que fue su antecesor, el Papa Gregorio Magno, quien envió a Britania en el año 597 a San Agustín de Canterbury para evangelizar esas tierras “Los frutos de esa acción misionera – ha dicho- son más que evidentes en los seiscientos y cincuenta años de historia de fe y martirio que distinguen al Hospicio Inglés de Santo Tomás Becket y al Venerable Colegio Inglés que surgió de el”.

“Vosotros también -ha dicho dirigiéndose a los seminaristas- sois los hombres que Dios ha elegido para difundir hoy el mensaje del Evangelio en Inglaterra y Gales, en Canadá y en los países escandinavos (…) Vuestra primera tarea es, ante todo, llegar a conocer a Cristo y el tiempo que pasáis en el seminario os ofrece una oportunidad privilegiada para hacerlo. Aprended a orar diariamente, sobre ante el Santísimo Sacramento, a escuchar atentamente la Palabra de Dios permitiendo que el corazón hable al corazón, como diría el beato John Henry Newman (…) Dejad que la fascinación de su persona capture vuestra imaginación y caliente vuestros corazones. Os ha elegido para ser sus amigos, no sus siervos, y os invita a participar de su obra sacerdotal que es lograr la salvación del mundo”.

“Habéis oído hablar mucho de la nueva evangelización, el anuncio de Cristo en aquellas partes del mundo donde el Evangelio ya ha sido anunciado, pero donde en mayor o menor medida, las brasas de la fe se han enfriado y ahora necesitan avivarse una vez más para convertirse en llama (…) Con frecuencia, el fuego en la Sagrada Escritura indica la presencia divina (…) Al igual que un fuego pequeño puede incendiar un bosque, el testimonio fiel de unos pocos puede liberar el poder purificador y transformador del amor de Dios para que se propague como una llamarada a lo largo de una comunidad o una nación”.

Benedicto XVI ha concluido recordando su visita al Reino Unido en 2010. “Comprobé en persona -ha dicho- que hay una gran hambre espiritual entre la gente. Dadles el verdadero alimento que viene de conocer, amar y servir a Cristo. Proclamad la verdad del Evangelio con amor. Ofrecedles el agua viva de la fe cristiana y dirigirlos hacia el pan de la vida, de modo que el hambre y la sed se sacien. Sin embargo, por encima de todo, dejad que la luz de Cristo brille a través de vosotros viviendo vidas santas, siguiendo las huellas de los numerosos grandes santos de Inglaterra y Gales, los hombres y mujeres santos que han dado testimonio del amor de Dios, aun a costa de sus vidas”.

 

Ciudad del Vaticano, 3 diciembre 2012 (VIS).-

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email