Revista Ecclesia » Asesinato de Victoria Esperanza Salazar: Las vidas migrantes también importan
Asesinato de Victoria Esperanza Salazar: Las vidas migrantes también importan
Internacional Última hora

Asesinato de Victoria Esperanza Salazar: Las vidas migrantes también importan

Se llamaba Victoria Esperanza Salazar Arriaza y era salvadoreña. Era. Porque en la tarde del pasado 27 de marzo  fue asesinada por cuatro policías mexicanos en Tulum, en el Estado de Quintana Roo. Los agentes le rompieron el cuello y varias costillas al tratar de inmovilizarla. Igual que a George Floyd, el ciudadano de color cuyo crimen originó en Estados Unidos el movimiento «Black lives matter» («Las vidas negras importan»).

Las vidas de los migrantes también importan. O deberían. Pero la justicia no siempre llega para ellos. El caso de Floyd comienza a juzgarse ahora en Estados Unidos. El Movimiento Migrante Mesoamericano, sin embargo, recuerda que la policía mexicana ya mató hace dos años en Veracruz de un balazo a otra migrante salvadoreña, María Zenaida Escobar, de 19 años, y que el crimen sigue impune a día de hoy.

Victoria Esperanza era uno de los miles de migrantes centroamericanos que en los últimos tiempos han dejado su país en busca de un futuro mejor. Madre soltera y con varios niños a su cargo, salió de El Salvador hace cinco años, probablemente rumbo a Estados Unidos. Pero al llegar a México decidió quedarse. Allí tramitó una visa humanitaria un año después de llegar.

La familia pide justicia. «No sabría decir cuáles fueron las causales que llevaron a ese atropello de mi hija», ha declarado Rozibel Arriaga, madre de la víctima, desplazada a México para repatriar el cadáver. «No veo realmente una causa justificada. Yo pienso que los seres humanos tenemos derecho a la vida independientemente de lo que haya sucedido en ese momento», añade. «A mi hija —denuncia— le quebraron el cuello y un montón de costillas». René Olivares, hermano de Victoria Esperanza, se lamenta: «Fue un abuso de poder, le aplicaron un abuso de fuerza en esa situación que no está justificada. No debieron actuar así».

Amnistía Internacional ha exigido una rápida investigación y garantías de que hechos como este no volverán a repetirse en el futuro.

Los cuatro agentes implicados en la muerte de Victoria Esperanza han sido procesados por feminicidio, según la Fiscalía General de la República. El gobierno ha destituido al comandante de la Policía de Tulum.

Violencia, violencia, violencia…

Victoria Esperanza no ha sido la única mujer asesinada en México en los últimos días. En apenas 48 horas han muerto violentamente en el país otras siete mujeres más. Los feminicidios siguen estando a la orden del día.

«Tengo entendido que detrás de esto, según investigaciones, hay movimientos de narcotráfico. Cualquiera que sea el motivo, no justifica. Todos valemos lo mismo porque salimos de las manos de Dios», ha dicho el arzobispo de Tijuana, Francisco Moreno Barrón.

«Las autoridades tienen una gran responsabilidad para reforzar todos los recursos, todo el equipo humano, todo lo que se tiene que hacer para garantizar la seguridad en las calles, en las instituciones», añade.

Asesinado un sacerdote en Guanajuato

En las últimas horas ha sido asesinado también un sacerdote. Se trata del Padre Gumersindo Cortés González, párroco de Cristo Rey en Mesa de López, municipio de Dolores Hidalgo, en el Estado de Guanajuato. Según la policía, el presbítero, desaparecido desde el sábado día 27, fue encontrado muerto y su cadáver presentaba impactos de bala y signos de violencia. Tenía 64 años, había sido ordenado en 1983 y pertenecía al clero de la diócesis de Celaya. Guanajuato, en el centro del país, antaño un Estado tranquilo, se ha convertido en el último año en uno de los más violentos de México con la irrupción del crimen organizado vinculado al narcotráfico. El Estado fue visitada por Benedicto XVI en su viaje a México y Cuba en marzo de 2012.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa