Especiales Ecclesia Internacional

Asesinato de una voluntaria jesuita filipina

Asesinato de una voluntaria jesuita filipina: la Iglesia agradece su testimonio de amor y servicio

El asesinato de una voluntaria jesuita «es un acto horrible, que condenamos y pedimos justicia a la vez que rezamos por ella y por su familia». Son las palabras del padre jesuita Jason Dy, capellán del movimiento de Voluntariado Jesuita en Filipinas (Jesuit Volunteer Philippines, JVP).

El 23 de agosto pasado, Genifer Buckley, una joven filipina de 24 años originaria de Zamboanga del Sur, fue apuñalada varias veces por un atacante en la casa donde residía con otra joven voluntaria que resultó herida pero logró escapar. Anne Kathleen Gatdula de 30 años permanece ingresada en un hospital local. Las dos voluntarias trabajaban en la Escuela Secundaria Comunitaria de Pangantucan, Bukidnon, en un proyecto del movimiento JVP. Según fuentes policiales, el agresor fue detenido. Es Arnold Naquilla de 36 años y residente en Pangantucan. Según las investigaciones iniciales, el hombre atacó a las dos jóvenes con la intención de robar, pero aún no está claro por qué tenía intenciones de matarlas. «Necesitamos justicia. Nuestras oraciones se dirigen a los miembros de la familia de Buckley y a la pronta recuperación de Gatdula», indica el padre Dy.

Una residente local, Agnes Medina, explica a Fides: «Estamos agradecidos a Buckley y Gatdula por servir a la gente de Bukidnon. Expresamos nuestras condolencias a la familia y amigos de Buckley. Los voluntarios JVP han ayudado a las comunidades pobres de Mindanao durante muchos años. Les damos las gracias por su testimonio de amor y servicio».

Buckly obtuvo una licenciatura en Educación de la Universidad de Zamboanga en 2015 y enseñó en la Junior High School de la universidad durante cuatro años antes de inscribirse en el voluntariado del JVP este año.

El padre jesuita Karel San Juan, presidente de la Universidad de Zamboanga, elogió a Buckly por su servicio a la comunidad como profesora y voluntaria: «La extrañaremos mucho. La recordamos con afecto por su precioso servicio a la gente. Era un alma valiente, deseosa de emprender el camino del servicio a Dios y al país».

El JVP está comprometido a llevar esperanza a las personas marginadas. Durante 39 años, los voluntarios jesuitas han trabajado con escuelas, parroquias u organizaciones no gubernamentales (ONG) para enseñar y formar a líderes comunitarios, ayudar a las cooperativas, poner en marcha proyectos de subsistencia, ayudar a los discapacitados y a las víctimas de la violencia, participar en la formación de los jóvenes, apoyar las cuestiones medioambientales, defender la dignidad de los pueblos indígenas y luchar por los derechos de los oprimidos.

El JVP está compuesto por jóvenes «deseosos de emprender el camino del servicio amoroso a Dios y al país». Un miembro del JVP debe ser soltero, menor de 35 años, graduado o estudiante universitario y dispuesto a servir, compartir conocimientos y habilidades en una comunidad durante al menos 10 meses.

(SD) (Agencia Fides 28/8/2019).
Cagayan De Oro City (agencia Fides) –

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.