siria
Especiales Ecclesia

Asesinados tres cristianos en Siria

Asesinados tres cristianos en Siria
 
Daesh difunde un vídeo con la ejecución y exige un rescate por otros cautivos

Tres de los cristianos asirios del valle del río Jabur mantenidos como rehenes por los milicianos del Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) han sido ejecutados por sus secuestradores. El vídeo de la ejecución ha sido difundido en las últimas horas a través de un sitio web yihadista, informó la agencia FIDES.

En la grabación, los tres cristianos asirios están de rodillas, vestidos con los cacarterísticos monos naranjas en una zona desértica, y son asesinados con un tiro en la nuca por tres verdugos encapuchados. Cada una de las víctimas, antes de ser asesinada, se identifica repitiendo su nombre y su localidad de origen: se trata de Audisho Enwiya y Assur Abraham, de la aldea de Tel Jazira, y de Basam Michael, de la aldea de Tel Shamiram.

Después de su ejecución, el vídeo termina con la imagen de otros tres asirios de rodillas y con el mismo traje de color naranja delante de los cuerpos de los tres ejecutados. Estos últimos también dicen su nombre y pueblo de origen, y uno de ellos añade en árabe, señalando a los cuerpos de los difuntos, “nuestro destino será el mismo de éstos, si no se siguen los procedimientos correctos para nuestra liberación”.

La ejecución, según los terroristas, tuvo lugar en la mañana del 23 de septiembre, día en que los musulmanes conmemoran la “Fiesta del Sacrificio” (Eid al-Adha). Los tres hombres asesinados, al igual que los tres que aparecen en el vídeo aún con vida, formaban parte de un grupo de unos 230 cristianos asirios que los fundamentalistas islámicos tienen como rehenes desde finales de febrero, cuando la ofensiva yihadista alcanzó las aldeas cristianas del valle del Jabur. El lugar de su detención, con toda probabilidad sigue siendo Al-Shaddadi, un bastión de Daesh, a 60 kilómetros de Hassaké.

El mensaje transmitido por el grupo terrorista es claro: el rescate exigido para la liberación de los prisioneros cristianos todavía no se ha pagado, y las ejecuciones continuarán hasta que se pague la suma solicitada.

En las fases sucesivas al secuestro colectivo, los milicianos exigieron 100 mil dólares por cada uno de los rehenes para su liberación. Ante la imposibilidad de recoger tal cantidad de dinero, las negociaciones se interrumpieron. Hace aproximadamente un mes, el arzobispo Jacques Behnan Hindo informó a la agencia FIDES que se había abierto una espiral de esperanza, al retomar las conversaciones para intentar alcanzar un acuerdo sobre una suma mucho menos onerosa. Ahora, con la difusión del vídeo de la ejecución, aumenta la preocupación por la suerte de los cristianos de Jabur –incluidos mujeres y niños– que siguen en manos de los yihadistas.

Madrid, 10 de octubre de 2015 (ZENIT.org)
Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.